CUBA, Silvio Rodríguez: «Uno no es ni famoso, ni exitoso, ni ningún oso»

Por Leandro Estupiñán Zaldívar

“¿Tú no eres Juan Triana?”, pregunta Silvio Rodríguez con unos papeles en las manos cuando tomamos asiento. Su interrogante me deja pensando, porque Juan Triana es el nombre de quien fuera mi profesor de Problemas de la Economía Cubana, un eminente y popular economista desde que sus conferencias dieran la vuelta a Cuba como aquellas carreras de bicicletas, aunque gracias a la solidaridad de los cubanos que nos hace ir pasando de memoria flash en memoria flash una información cuando parece relevante.

Me quedo pensando porque las entrevistas son como las sesiones en el espiritismo. Uno invoca algo, que evidentemente debe ser el lado más sincero del entrevistado, y según estado anímico y circunstancia así serán las respuestas.

Lo había esperado con un libro de Ricardo Piglia en las manos, tumbado en un asiento en el fondo del lobby del hotel Pernik donde se hospedaba junto a su esposa, la clarinetista y flautista Niurka González. Silvio Rodríguez viajó hasta el oriente del país para cantar en tres pueblos distantes de la cabecera provincial, siguiendo así el propósito de ofrecerle su música al público más desfavorecido, ese que habita zonas marginales, lo cual no implica solo la conceptualización sociológica del término. En el hotel también descansan los músicos de Trovarroco, tres excelentes guitarristas villaclareños que junto al percusionista Oliver Valdés confieren en los últimos tiempos otra sonoridad a su obra.

Al verlo, me pongo de pie y lo saludo. Responde amable estirando el brazo y lo primero que se impacta contra mi visión es el famoso tatuaje de la rosa y la calavera que se hiciera entre el pulgar y el índice de la mano derecha en los que fueran días trascendentales a bordo del Playa Girón. El trovador, nacido el 29 de noviembre de 1946, en San Antonio de los Baños, viste jeans y pulóver azul turquí con bandera cubana sobre el lado izquierdo del pecho. Suele llevar ese tipo de prenda, quizá para dejar claras muchas ideas que con solo ver una bandera cubana vienen a la mente. Ando sin fotógrafo, pues no quiero interrupciones en el diálogo.

Le advierto que carezco de cuestionario. Aborrezco las entrevistas preconcebidas. Me parecen interrogatorios policiales. Mi estilo es el de la gente común, prefiero conversar pese a los inconvenientes de la memoria.

-Mejor, asiente él.

También debo ser sincero y le ofrezco otro dato.

-Ni siquiera debía entrevistarlo, le digo algo inquieto, pues al fin y al cabo es una confesión: De la gente a la cual uno ha admirado su obra más vale permanecer lejos, pues ocurre un poco como el poema: No debe volverse a los lugares adonde se ha sido feliz.

Las canciones de Silvio Rodríguez me ha hecho feliz muchas veces. Estoy habituado a ellas desde la temprana adolescencia, cuando con entusiasmo empecé a escucharlo a él, y a Pablo Milanés, y me hice seguidor de la Nueva Trova y por ende de la trova tradicional y de todo cuanto se les relacionara. Más de un tema suyo me ha propiciado fuerzas para enfrentar un día problemático, aunque después ciertos comportamientos del hombre me llevaran a revalorizar al artista.

-Lo que pasa es que siempre hay curiosidad, indica luego de mi lamento.

Lo ha dicho con calma, en ese tono en que le he escuchado tantas veces, bien al llegar al escenario y luego de ubicarse en la banqueta donde cantará, bien ante colegas de todas partes que hacen lo mismo que yo intento ahora: Conocer un poco más su mundo interior, empresa compleja si se tiene en cuenta que a lo largo de su carrera debe haber escuchado todas las preguntas posibles, debe haberse encontrado a entrevistadores inimaginables.Coloca sobre una mesa la pequeña grabadora con micrófono que me quedo mirando.

-¿Graba sus conversaciones?

-Las suelo grabar de hace un tiempo para acá.

-¿Le han tergiversado muchas veces?

-Me gusta tener un registro. A veces me han tergiversado, bastante. No me parece que vaya a ser el caso. Me ha pasado más bien fuera de Cuba, en algunos lugares. También aquí me ha pasado. Me ha pasado incluso que han querido hacer un libro gente que tiene pensado irse del país. Han querido hacer un libro y me han hecho una cantidad de preguntas, nos hemos visto varias veces y de pronto han desaparecido y han aparecido en otro lado queriendo publicar el libro.

-Es como tener un pasaporte cultural o algo semejante, corroboropensando en ese tipo de personas que gusta abrirse camino escudándose en la vida de los demás.

-Parece, asiente él, y pone atención en mis palabras. Quizá trate de adivinar qué quiero preguntarle, de qué quiero hablar, para qué lo he sacado de su refugio.

Prosigue: Son cosas extrañísimas. En fin, esas cosas pasan. Y por supuesto, sé absolutamente que no es el caso. Pero, en fin. Me gusta tener un registro, porque también estoy viajando. Estoy en otro lugar y es una forma de recordar las cosas que me pasaron. A veces olvido. Son muchas cosas ya, muchos años…

Casi setentalo pincho.

-Casi setenta, repite, y cavila: Bueno, realmente no llego. Tengo sesenta y siete. En noviembre cumplo sesenta y ocho. Pero mañana, por ejemplo que es el concierto número cincuenta y ocho de la gira, cumplo también cuarenta y siete años de vida profesional. Debuté un 13 de junio.

-¿Fue en la televisión?

-En un programa que se llamaba Música y Estrellas, que dirigía Manolo Riffat.

-¿Se siente viejo?

-Chico, tú sabes que no me siento viejo. En primer lugar, nunca me han gustado los espejos. Dicen que la muerte presume. Es lo único que te hace recordar que el tiempo pasa, en realidad.

– En Nicaro vi, por ejemplo, que había mucho público, pero solo un grupito cantaba. Ese grupito estaba compuesto por gente adulta sobre todo. ¿Siente que su público ha envejecido con usted, con la revolución? ¿Siente que ha envejecido todo?

-Veo que hay mucha gente vieja. Ahora hay más gente vieja en mis conciertos. Generalmente…

-Bueno, es la muestra de que el público ha envejecido.

-Sí, pero hay jóvenes también. En mi público inicial había muchos más jóvenes que viejos. Ahora hay de todas las edades. Están los jóvenes atraídos por los padres, porque algunos escuchan la trova y escuchan lo que uno hace, o porque saben de uno, porque uno es más o menos famoso y sale en la televisión o en la radio, o se habla de uno. Y están los de media edad, que tuvieron tiempo de participar en esa época en la que uno todavía tenía una presencia más energética, sobre todo en los medios de aquí de Cuba. Y están la gente que son más o menos de la edad de uno, y que gustaron o gustan todavía de lo que uno hace.

-¿Y por qué una gente “más o menos famosa” decide ir a los barrios marginales, incluso ubicados en la periferia del país?

-Quizá de afuera se ve así, pero realmente uno no es ni famoso, ni exitoso, ni ningún oso. Uno es sencillamente una persona que desde que comenzó a trabajar ha tenido un propósito, ha tenido una visión de la cultura, de la canción; ha tenido una visión, aunque no me gusta usar palabras muy altisonantes, del compromiso. Pero sí, indudablemente hay compromiso, hay gustos, afinidades, atracciones, hay simpatías. La ley de la simpatía, las cosas que se atraen y se juntan van creando un universo, una gravedad. Otra razón más por la que uno no piensa en los años. En ese sentido uno sigue siendo el mismo. Sigue pensando de la misma manera, sigue sintiendo los mismos compromisos, sigue sintiendo que lo que uno hace es parte de la sociedad y de una manera determinada, que no es la búsqueda de la fama, del dinero, de la celebridad; es la búsqueda de otras cosas que están en todo el mundo, pero que están en uno. ¿Y qué es lo que está en todos nosotros? Ni más ni menos que la sensación de estar vivo, de que te haya tocado una época y un tiempo, y que es una dádiva, un don, una suerte que tuviste al haber estado vivo y haber pasado por esta experiencia. Y tratas de aprovecharla lo más intensamente posible, darle una utilidad pasajera en este mundo de los vivos. No lo digo porque crea que haya un mundo de los muertos; sino, en este mundo de la conciencia, de la percepción y de que uno se da cuenta de las cosas y puede actuar. Es así. Me considero el mismo. Por eso estoy aquí y por eso hago estas cosas. También hay razones un poco más específicas. Hay tiempos en que te impulsan más a hacer determinadas cosas que otros. Este momento de cambios de Cuba en que hay muchas cosas a favor y muchas cosas en contra, y donde gran parte de la población es probable tenga que pasar por una serie de vicisitudes y trabajos y problemas y carencias que se suman a muchos trabajos, vicisitudes y carencias que durante tantos años hemos tenido. Hace años, con otra perspectiva y visión del mundo. Ahora resulta que con otra.

– ¿Y eso no ha mellado lo que se llama “futuro” o “porvenir” o “esperanza del futuro”?

-Oye, en todos los países, en todos los tiempos y circunstancias la gente tiene más o menos los mismos problemas. Está viva y en una sociedad, quiere progresar, ser mejor, quiere tener más posibilidades de vida, gozar más plenamente de la existencia y quiere un mejor futuro para sí y para los suyos. Es normal. Nos pasa a todos, en todas las sociedades que he conocido, en todas; unas más desarrollas, otras menos; unas gobernadas de una manera, otras gobernadas de otras.

-Pero antes, por ejemplo, había una esperanza: Se llegaría al comunismo.

-Antes sí, al comunismo o no se sabía. Cuando uno cantaba: Te convido a creerme cuando digo futuro realmente uno no pensaba que este era el futuro. Uno pensaba que el futuro iba a ser otro.

-Y viendo este futuro, ¿qué piensa?

Viendo este futuro… hay que ir a los barrios, hay que seguir andando, hay que seguir trabajando.

-Silvio, pero ir a los barrios no quiere decir estar en los barrios, ¿usted ha estado? ¿Qué ha aprendido?

-He aprendido que la gente está jodida, muy jodida, mucho más jodida de lo que pensaba. Y bueno, eso es una manera de conectarse con la realidad de tu país, de seguir constatando las cosas como son. Es verdad, no vivo en un barrio; es verdad, tengo una vida mucho más cómoda que la inmensa mayoría de los cubanos. Pero no me viro de espaldas, continúo. No solo aquí en Cuba. También pudiera continuar en Cuba y no hacer eso. Pero bueno, lo hago porque me parece que es mi manera de hacer una contribución, de estar comprometido con mi realidad, con mi gente, con mi pueblo.

-También lo veo como una cruzada cultural en tiempos en los que advierto una especie de conspiración contra la cultura por la que pasa Cuba y el mundo, la gente no lee, escucha una mala música…

-Mira, yo fui adolescente y me hice hombre en una época en que había muchas condiciones para que la cultura germinara. Para empezar, se hizo una campaña de alfabetización, se fundó una Editora Nacional y empezaron a proliferar los libros y la literatura universal. Entró el cine de arte como arte, se le empezó a dar una relevancia a la literatura latinoamericana, hubo instituciones, organismos, reuniones, concursos, una serie de manifestaciones sociales y todo apuntaba a un compromiso con la cultura, que es también un compromiso con la historia, con lo que ha sembrado el hombre, con lo que ha construido en el mejor sentido. En aquel momento aquí en Cuba había distintos organismos culturales. A mi modo de ver, a la manera en que yo lo sentía, unos más culturales que otros. Unos eran más mediáticos, te hacían entrar en la popularidad y en el gusto más rápidamente. Otros trabajaban más mesuradamente, más tranquilamente, a más largo plazo. Yo siempre tuve afinidad con esos organismos culturales que trabajaban a más largo plazo, para los que la cultura implicaba también estudio, superación y una autosuperación. Me refiero específicamente a dos organismos, a Casa de las Américas y al ICAIC. Lo que había fuera de eso eran el ICRT y el Consejo Nacional de Cultura.

-¿En los tiempos de Pavón?

-Antes de Luis Pavón, que había Consejo Nacional de Cultura.

-Claro, desde 1961.

-Luis Pavón entró tarde y estuvo pocos años. Eso fue como un amago de Ministerio de Cultura, que nunca fue Ministerio de Cultura hasta que después del llamado Quinquenio Gris pusieron a Hart, y fue Hart el que fundó el Ministerio de Cultura. Esos organismos que trabajaban más concienzudamente, menos populistamente, creo fueron los organismos que fundaron cosas que han durado más. Todo lo demás era más efímero: La fama de una canción que aparece por la radio, un rostro que aparece y desaparece por la televisión, o que está en los cabaret, en fin… Siempre tuve la percepción de que era como la lucha de dos maneras de ver la cultura, de ver el mundo, la realidad y también de ver el futuro. Uno, en palabras muy rápidas, pudiera caracterizarse como algo más chabacano, el otro como más estudioso; uno con más prisa, otro con menos prisa. Yo me di cuenta de que había una especie de guerra, de que todo aquello era una especie de guerra entre dos concepciones de ver y estar en el mundo. Hoy por hoy parece que lo que yo consideraba en frente es lo que ha ganado la guerra. Pareciera que gano la lentejuela, el oropel, la superficialidad, el mal gusto, el populismo. Pero todavía hay gente que trabaja con otra visión de la cultura, con una visión parecida a la que tuvimos nosotros. Y creo siempre se ha manifestado, siempre ha estado y siempre estará. Incluso, si siguen ganando, esta otra visión estará.

-¿Aun con todo el apogeo de la internet y eso? Como decía Phillip Roth, refiriendo el problema del libro y la lectura: Las pantallas nos han derrotado.

No es solo la internet; en general, la tecnología, que suele democratizar las cosas. Por ejemplo, cuando yo tenía 17 años solo los fotógrafos profesionales o personas con un poder adquisitivo alto podían comprarse una cámara no profesional, porque además la gente buscaba una cámara no profesional, una camarita Kodak que tirara y después ibas a la tienda, te revelaban tu rollo y te daban tu foto. Hoy día casi todo el mundo tiene una cámara, todos hacemos fotos, cualquiera que esté en un lugar con un dispositivo que recoja la luz hace una foto, y puede ser de primera página en los más grandes diarios del mundo.En mi época, cuando yo era adolescente, un joven, era muy difícil tener un dispositivo para grabar una canción. De hecho cuando me pidieron la primera vez un trabajo para el ICAIC tuvieron que prestarme una grabadora, porque como yo en esa época todavía no escribía música, tenía que memorizar las cosas que iba haciendo y me era muy fácil con una grabadora. Se me ocurría una melodía, tocaba en la grabadora, después lo reproducía y sabía que eso quedaba ahí. Hoy día todas las personas, quienes lo necesitan y quienes no lo necesitan, llevan teléfonos, que lo mismo hacen fotos, que graban, y te comunicas desde cualquier punto en que estés. O sea, que la tecnología ha democratizado, le ha dado oportunidad a todo el mundo. También por eso hay tantas manifestaciones musicales, porque hoy en día realmente para grabar una canción no se requiere de un estudio. Se ha puesto hasta de moda grabar en los garajes con cualquier dispositivo. A veces una cosa que queda mal grabada es hasta un detalle simpático y se transforma en una moda grabar con un teléfono, y de pronto se convierte en un boom mundial grabar canciones con un teléfono. Creo que no ha pasado, pero puede pasar. Esa democratización implica una inundación de expresiones poco acabadas en todos los sentidos. Los escritores, ahora por internet, hacen sus libros. Cualquiera publica cualquier cosa, en cualquier sentido. En el siglo XIX para que te publicaran un libro pasabas… en primer lugar porque imprimir un libro era un costo, un gasto, había una serie de tamices por lo que pasaba un libro, editores, especialistas, revistas con un prestigio, no publicaban cualquier cosa. Hoy en día cualquiera escribe un reportaje de lo que sea, cualquiera publica una foto de lo que sea, cualquiera escribe una canción de lo que sea.

-¿Eso no ha llevado a una abulia, a que todo pierda su valor o que al final gane la frivolidad?

-Exactamente. Esa es una de las cosas que ha introducido la democratización de los avances tecnológicos en el mundo moderno. Yo lo veo así. Esto hace que proliferen las elites. ¿En qué sentido? Los que son más exigentes, ante esta invasión inmisericorde de expresiones enloquecidas, los más exquisitos, los que tienen gustos más refinados, más sofisticados, tienden a aislarse y a crear guetos. Estamos ante un fenómeno cultural que empieza a manifestarse universalmente y ante el que nosotros no escapamos, porque ya tenemos encima la tecnología, nos guste o no nos guste, nos convenga o no nos convenga, nos agrade o no nos grade. Ya todo el mundo anda con un teléfono, se comunica… hasta los espías. En la década de los sesenta yo me acuerdo que cuando el G2 agarraba a un espía, lo agarraba con un aparto sofisticado de mandar señales. Están las películas de la Segunda Guerra Mundial, los espías andaban con una maletica y unos aparatos de onda corta para mandar señales en una frecuencia especial, emitían sus informes y todo eso. Hoy en día nada de eso hace falta. Marcas cero, cero, uno y estás comunicándote con los Estados Unidos.

-Y es más difícil prohibir.

-Más difícil no, es más loco además. Es mucho más difícil. La diversidad ha llegado. La tecnología ha permitido que esa diversidad, que esa exuberancia de posibilidades nos arrastre.

-Cualquiera puede ver cualquier cosa, y en cualquier lugar. Creo que en Nicaro se encontró con alguien que escribe a su blog.

-Sí, lo que pasa es que ahí hay una familia que se comunica conmigo. Ellos tienen un trabajo en el que hay un poquito de internet, y a veces se comunican un poquito y logran entrar al blog. Pero, en realidad lo que hacen es que algunas personas que también participan del blog, que son extranjeros, se comunican con ellos, les pasan los post y los mensajes que hay y las participaciones, y entonces ellos responden por esa vía.

– Cuánto trabajo pasamos, ¿no? Y todavía hay una resistencia a la internet.

-Sí… Bueno, en fin… Se plantea que tecnológicamente está toda esa discusión de famoso cable de Venezuela, toda esa cosa. Es verdad, hay que crear una infraestructura aquí, que cuesta dinero. Pero los cables telefónicos están desde hace muchos años echados en Cuba y el sistema inalámbrico es una cosa que sí, debe costar su dinero, pero cada vez debe costar menos, cada vez es una cosa más común. Veremos qué hacer cuando Google ponga en órbita los 180 satélites esos que tiene pensados poner para darle internet a la parte del mundo que no tiene, cubanos incluidos supongo. Vamos a ver las nuevas generaciones a quiénes les agradecen el internet. Es uno de los grandes problemas que tenemos ahora mismo. El joven que no está pensando en otra cosa que mirar lo que le interesa, en resolver, en conectarse con la página del reguetonero no sé quién, lo que sea, lo que tenga en mente, y que de pronto, de un día para otro haga así, pácata, y con su telefonito se conecte con cualquier lugar del mundo. ¿A quién se lo va a agradecer?: ¿A nosotros?, ¿a nuestro país?, ¿a su gobierno?, ¿o a Google?

-Además, ese individuo será como el cuento del hombre dominado por el pececito al que observa, cada vez es más vulnerable culturalmente.

-Sí, sí. Imagínate. Ese reguero tecnológico indiscriminado es también un reguero de dominación, de dominación ideológica, de dominación cultural.

-¿Entonces qué han ganado aquellas instituciones culturales que iban por la instrucción del individuo hasta convertirlo en alguien con pensamiento crítico?

-Ha ganado eso, ha ganado la formación de gente que piensa críticamente, y que ha pagado un precio por pensar críticamente.

-Y es la minoría.

-Sí, es una minoría, sin lugar a dudas. Y va a seguir siendo una minoría. A mí no me cabe dudas de eso. Mientras más democrática sea la posibilidad expresiva más valioso va a ser lo exclusivo.

-Para esta gira usted ha hecho un alto en un disco que graba, ¿creo que es un descarte de las canciones del Descartes o algo así? ¿Se llama Amoríos?

-No es un descarte, son canciones que nunca había grabado.

-¿Pero, no estuvieron pensadas alguna vez para Descartes?; por cierto, el disco suyo que más me gusta.

-No, no estuvieron pensadas para Descartes. En realidad Descartes es un disco con canciones que salen de los descartes de otros discos.

– Claro, pero yo pensé que este eran descartes del Descartes.

-Le iba a poner Sobras, pero me pareció demasiado fuerte. Estas son canciones que nunca grabé, que nunca toqué. Toqué otras y esas las dejé. Son canciones de relaciones de pareja, todas.

-En Descartes hay una frase que me resulta fascinante, una de Vida y otras cuestiones: “¿Cómo sabrá la cerveza que el sepulturero se beberá cuando acabe de darme abrigo?” Me gusta mucho. A través de ella intuyo cierta preocupación por ese asunto de lo que ocurrirá luego, como individuo y como parte de la sociedad.

-A veces uno mira las nubes y añora la vida. A veces uno mira las nubes y dice: Qué maravilla, nuestros aborígenes levantaron los ojos y vieron pasar las mismas formas, u otras, pero vieron el mismo paisaje que vemos nosotros ahora. Y cuando uno no esté habrá quien levante los ojos y lo vea. Eso es fascinante, ¿no? Se trata de eso, no de otra cosa, dicho a través de la cerveza que se va a tomar…

-Pero es excelente. Es una frase que se relaciona mucho con mi preocupación filosófica.

-Sí, es… ¿qué pasará al minuto siguiente a la muerte?

También me lo he preguntado: Cómo seguirá la vida sin uno, si pudiera verla. ¡Tremendo…!, exclamo, y me hubiera volcado a una reflexión existencialista de no ser porque recuerdo que esta entrevista también tiene como objetivo ser publicada en el periódico para el cual trabajo y al cual, más que de filosofía, para mi pesar, le interesan declaraciones directas sobre la visita. Recapacito y, rompiendo el trance, le hago otro comentario: Estas presentaciones en Mayarí, Nicaro y Moa tiene que ver mucho con su relación con Frank Fernández, una amistad muy antigua.

-Sí, esto lo planificamos desde hace rato. Hace rato hablamos de la posibilidad de que yo fuera a Mayarí y el a San Antonio, de hacer ese intercambio. Somos amigos desde hace muchos años.

-¿Y qué es la amistad para usted?

-La amistad es una cosa imprescindible. No en balde Martí dijo que era la joya mejor. Hay otras joyas, buenas también. Pero sin dudas la amistad es lo que uno funda con personas afines. Estábamos hablando ahorita de las afinidades, de esas leyes gravitacionales que hacen que cosas, que ideas, que personas giren en torno a cosas comunes, a identidades.

-Pequeños detalles invisibles.

-A veces pequeños, a veces más grandes. Detalles, detalles de la existencia. Y coincidencias, porque tú sabes que, como dice el dicho, cada gente es un mundo. Y dentro de ese mundo de tanta gente uno encuentra aquí, allá, a cuyá esos detallitos que te van uniendo con los demás. En el caso de Frank, lo conocí cuando él volvía de Rusia, de la Unión Soviética, con su diploma de oro del Chaikovski. Entonces era la joven promesa, extraordinario. Estaba muy vinculado al Comité Nacional de la Juventud Comunista, y yo tenía un amigo allí. Ese amigo nos presentó. Fuimos a su casa y empezamos a hacer colaboraciones. Era cuando se hacían aquellas galas por el 4 de abril. Él empezó también a trabajar con nosotros, a planificar las galas, a dirigirlas. Nos pedía canciones. Hicimos canciones para algunas galas. Después fue productor de mi primer disco.

-Tienen pensado volver a Holguín, creo, en agosto.

-No sé si en agosto. ¿En agosto…? No, jamás en agosto. Hicimos Mayarí, Nicaro y Moa. Es lo que teníamos planificado. Más adelante nos pidieron hacer algo aquí también, en Holguín, en la ciudad. Me gustaría en un barrio de Holguín. Para eso me voy a asesorar bien, porque tendría que ser en un barrio de los que necesitan más esto que hacemos. Me gustaría en esa ocasión ir también a Gibara. Fui el otro día y es un lugar fascinante.

-¿No tiene pensado cantar en teatro, para el otro público?

-El público que va al teatro puede ir al barrio.

-Claro, pero hay quien necesita espacios más cómodos.

-Llevo tres años sin tocar en teatro. Solo en barrios.

-¿Y se siente cómodo?

-Me siento más a gusto.

-¿Sí?

-Me siento más a gusto porque me parece que es un trabajo más útil, y un reto.

-Pero, para un hombre tan exigente con el público como usted…

-Es un reto también, porque es un público que a veces no está acostumbrado al tipo de trabajo que uno hace, a lo mejor están acostumbrados a escuchar otro tipo de música. Siempre la gente corea algunas canciones. Incluso jóvenes. Es fantástico. No sé cómo se la saben.

-Sé de anécdotas, ahora leyendas famosas, en las que usted enfrenta al público, le pide silencio. Y en un barrio se grita, hay bulla… ¿No lo sacan de paso?

-Eran cosas que ocurrían cuando uno empezaba. Yo nunca me vi como cantante. Siempre me vi como un compositor que exponía lo que hacía. Y como no cantaba cosas…o pensaba yo que no cantaba tonterías, a lo mejor también cantaba tonterías. En definitiva, todos caemos en tonterías de una u otra forma. A veces, pensando que no somos tontos somos los más tontos del mundo. Pero, empezaba, y veía con tanto respeto lo que yo hacía, y me parecía que mucha gente iba realmente a comulgar con la canción de la manera en que yo la asumía. Y de pronto, que hubiera gente más acostumbrada a la cosa farandulera o lentejuelezca me molestaba. Y gente que pedían, y que hablaban, pues mandaba a callar a la gente. En alguna ocasión me levanté y me fui también. Lo hice. En otros lugares me botaron. Varias veces me botaron de los lugares. Pero fueron cosas más relacionadas con los inicios.

-Eso ayudó a tejer una leyenda de un Silvio que no sea quizá el Silvio real, ¿es muy difícil ser el Silvio verdadero?

-Yo nunca he sido una persona agresiva, para nada. Todo lo contrario. Si me agreden, trato de defenderme; pero no es que sea mi naturaleza. ¿Sabes qué pasa? Como yo, y no solo yo, sino alguno de nosotros éramos un poco contraculturales, hacíamos un poco de contracultura, contracultura convencional, se tejió también alrededor nuestro, por cuestiones políticas, de defensa de esa cultura entre comillas, una leyenda un poquito, no voy a decir que negra porque sería demasiado, pero sí gris con pespuntes negros. Es lo que yo pienso. Hubo un momento incluso en que se decía que la Nueva Trova se quería adueñar de la cultura, y que quería que todo fuera como ella. Nada más alejado de la realidad. A nosotros se nos hicieron campañas dentro de ese mundo lentejuelezco. En el fondo eran campañas políticas porque eran campañas que miraban el arte como pedestal, no como ara.

-¿Por eso ustedes alguna que otra vez combatieron ese arte, aquella otra forma de hacer canción?

Realmente yo no me dediqué a eso. Yo hice una sola canción que habla de eso.

-Pero digo, en entrevistas, a través de comentarios públicos.

-Si me das una referencia yo te la respondo, porque ahora no recuerdo haber combativo nada en ese sentido. Sí creo que hice una canción, La Maza, que habla de eso, de las distintas maneras de asumir el arte, en mi caso la canción. Pero no insistí. No fue un cruzado tampoco. Mi cruzada era hacer canciones buenas, de calidad. Esa ha sido mi única cruzada en la vida, hacer canciones diferentes, incluso en contrapunto de mis propias canciones, porque no me gusta que ninguna canción mía se parezca a otra.

– A propósito, qué le ha parecido la versión que grabó Shakira de La Maza para el disco de Mercedes Sosa.

-Me parece muy bien. Estoy acostumbrado a que Mercedes cante canciones mías. Cantó muchas. Recuerdo especialmente dos, arregladas por Charly. Hizo una versión deUnicornio preciosa para un disco. Y la otra era La Maza, en una versión de Charly García. Los arreglos son así… bueno, ella es un clásico, pero los arreglos de Charly son fabulosos. No me acuerdo cómo se llama el disco. Y bueno, esta joven… me parece maravilloso. Me sorprendió, porque evidentemente no está en esa línea de trabajo.

-¿Su elección para colaborar con otros artistas de qué depende? Recuerdo cuando estaba prohibido José Feliciano aquí, y usted fue como la puerta para que volviera a escucharse en los medios.

-Es que aquí, como en todas partes, se tejen leyendas sobre artistas. Hemos estado muy aislados durante muchos años, y aquellos años eran de gran aislamiento. No existía internet. No había forma de saber qué era la verdad detrás de todo eso. También a veces los artistas en determinadas coyunturas saben qué es lo que se está cocinando, le hacen una pregunta y hacen una concesión, sueltan una cosita un poquito pesada para contentar el ambiente que los está entrevistando. Aquí a veces nos tomamos esas cosas demasiado a pecho. Y son cosas a veces circunstanciales. Son cosas de las que después los artistas ni se acuerdan. Hay otros que sí, que tienen una postura y una forma de pensar muy definida y son defensores de una forma.

Silvio se queda pensativo, y me mira como si otra vez tratara de averiguar qué pienso, y yo a su vez lo miro a él.

-Hay una cosa que te quiero decir antes de que te vayas, dice: Me parece muy importante. Ayer me llamó Gerardo Hernández, ¿sabes quién es Gerardo?
Lo observo con sospecha, porque quién no conoce en Cuba a Gerardo Hernández, si en cada esquina hay un afiche donde se puede ver su rostro junto al de los otros cuatro que han pasado a conocerse como: Los Cinco.

-Sí, respondo.

-Yo nunca había hablado con él. Cuando estuve en Estados Unidos hace tres o cuatro años tratamos de hablar pero no fue posible. Hablé con otros dos o tres compañeros suyos, pero con él no pude. Primera vez que hablo con él y fue una conversación extraordinaria. Y es porque en Mayarí sentí que el teléfono me sonaba cuando estaba cantando las últimas canciones. Me tapaba el atril y lo saqué disimuladamente. Vi que habían unas cuantas llamadas. Lo desconecté porque estaba sonando y tenía miedo de que se metiera por el micrófono. Cuando terminé volví a fijarme. Era una llamada de los Estados Unidos porque tenía un uno delante. Y sonó otra vez. Era una emisora de los Ángeles que hacía un programa especial para Gerardo por el día de su cumpleaños. Me hicieron una entrevista. Hablé un ratico con la muchacha que me entrevistó y él oyó la entrevista. Entonces localizó mi teléfono y me llamó, por supuesto que era para agradecerme. Uno habla con esos hombres que están pasando tantas vicisitudes, que han sido tan maltratados, y tratados con tanta injusticia y realmente le dan lecciones a uno de supervivencia, uno se queja… Yo había llamado a alguien para que me mirara el aire acondicionado, porque no estaba funcionando bien. Y me dije: Caballero, le ronca. Uno está preocupado porque no funciona bien el aire acondicionado y este hombre lleva 16 años presos, tiene dos o tres condenas de por vida y te habla con un optimismo, con una seguridad, con una firmeza, con una fe tan grande en que se va a hacer justicia, en que va a estar un día aquí. Realmente es muy conmovedor. Y nos hace pensar mucho. Me preguntó: ¿Dónde tú estás? Le digo: Estoy en Holguín. Entonces dice: Coño, Holguín, ¿tú sabes, por cierto, que Holguín es una de las provincias de Cuba de las que yo recibo más cartas? Digo: ¿De verdad? Dice: Sí, no te puedo decir ahora que es la que más porque tendría que contarlo, pero te garantizo que es una de las provincias de Cuba de las que más cartas recibo. Tú pudieras transmitir de mi parte… Me dijo eso y por eso te lo estoy trasmitiendo: Tú pudieras transmitir de mi parte mi gratitud al pueblo holguinero por no olvidarse de nosotros. Así que tienes para mí esa mínima misión.

-También una prima mía le escribía a uno. A Antonio, creo.

-Hay mucha gente del pueblo que les escribe. Y de otros pueblos. Ellos reciben una cantidad de cartas. Yo no sé qué harán con tantas cartas. Cómo las tendrán metidas. No sé cómo resolverán ellos ese problema.

-¿Y su relación con el pueblo holguinero cómo ha sido?

Mi relación con el pueblo holguinero ha sido maravillosa, con el público y con gente que he conocido en la calle.

-Ya que nos referimos a Amoríos, ¿amores holguineros ha tenido?

-Sí, dice como quien primero lo piensa un poco.

-¿Hay canciones que tienen que ver con esos amoríos?

-Sí, responde en el mismo tono.

-¿Una mujer con sombrero tiene que ver con esos amoríos?

-No, dice rápido, y para salir del tema, pues me interesa más dejar el misterio que descubrir el nombre de la que debe ser una bella mujer, le aseguro que estamos como en Escriba y Lea. Silvio sonríe, ríe, repite: Estamos como en Escriba y Lea. Piensa y murmura varias veces la palabra “Sí” antes de soltar: Hay un amor holguinero bastante intenso. Puedes publicarlo además. Le escribí un poema una vez. Es probable que también esté en alguna canción.

-¿Entonces Camino a Camagüey pudo haber sido camino a Holguín?

-Sí, dice él: Una vida ya, unos cuantos años. Pasan muchas cosas en una vida.

Después hablamos un rato sobre pintura, sobre la posibilidad de que algún día sea nominado al Premio Nacional de Literatura debido a que galardones semejantes, le digo, recibieron cantautores como Leonard Cohen o Bob Dylan.

Responde que eso solo sucede en el primer mundo. “En el tercer mundo no, donde todos tienen que defender sus predios de publicación. Imagínate, si todo aquí se confunde, además de las pocas publicaciones de poesías que hay que también los trovadores empecemos a usurparle espacios a los poetas. Yo prefiero, al menos por ahora, hasta que no haya posibilidades de publicar más, que sigan los poetas en lo suyo, y los trovadores en lo suyo.”

También hablamos del escritor argentino Ernesto Sábato, a quien admiro, y con quien Silvio mantuvo una buena amistad de la cual queda al menos una pista en las palabras de presentación para Descartes, escritas por el autor de Sobre Héroes y tumbas. “Era un hombre atormentado”, me dice.

-Creo que todo artista lo es, digo: Usted también debe tener sus tormentos.

-Mis tormentos y mis tormentas, dice: Todos las tenemos.

Al final Silvio me regala un ejemplar del libro Por todo espacio, por este tiempo. Con Silvio Rodríguez en los barrios de La Habana, de Mónica Rivero y Alejandro Ramírez. Porque casualmente ando con mi único libro publicado decido reciprocarle el gesto con el ejemplar. Y para no ser menos, se lo dedico.

Entonces no sé por qué me sale una dedicatoria torpe, totalmente intolerable por culpa de una rima que no hubiera escrito ni cuando empezaba a escuchar sus canciones previo a la adolescencia. Recordando esas palabras pienso que, al fin, en la conversación no invocamos ni a la economía ni a los conciertos que hacía por el oriente de Cuba, tan solo convocamos recuerdos de un entrevistador, recuerdos de los cuales Silvio Rodríguez forma parte y, sin saberlo, tuvo a bien azuzarlos.

Autoretrato con Silvio, después de la conversación.

FUENTE: http://www.cubadebate.cu/noticias/2014/06/18/silvio-rodriguez-uno-no-es-ni-famoso-ni-exitoso-ni-ningun-oso/#.U7C8-fl5NBR

logo info nuevo

CHOLLAY: Movimiento Socioambiental reitera compromiso por la defensa del Valle del Huasco.

COMUNICADO ASAMBLEAS Y ORGANIZACIONES DEL VALLE DEL HUASCO

La comunidad del Valle del Huasco unidos de mar a cordillera, nos reunimos el pasado sábado 21 de junio en la localidad de Chollay en un encuentro histórico, en donde todas las generaciones por medio del trabajo y la fiesta de compartir, reiteramos nuestro compromiso con la defensa del Valle del Huasco, territorio intervenido y amenazado por empresas transnacionales y proyectos contaminantes que ponen en riesgo la sobrevivencia de nuestras tradiciones ancestrales, de nuestro vital bien: el agua, de nuestro ecosistema y la buena convivencia que generación tras generación hemos mantenido como habitantes de este fértil valle.

De la misma forma reafirmamos nuestra calidad de hijos de esta tierra, para lo cual no necesitamos de certificados que lo digan ya que somos nosotros los que cuidamos nuestra tierra porque ni ella ni nosotros tenemos precio.

El primer acuerdo de esta exitosa reunión es la realización del “2° Encuentro de Valle” a realizarse en la zona costera de nuestro territorio, en lugar y fecha por definir.

Reconocemos y declaramos que somos comunidades históricamente sustentadas en actividades productivas tradicionales como la pequeña minería, la pesca, la agricultura y la criancería, todas ellas base de nuestra economía primaria autosustentable.

Valoramos las centenarias tradiciones que cimentan nuestra rica cultura y queremos seguir viviendo de ellas, libres de contaminación y de amenazas.

Defenderemos nuestro territorio y nuestro derecho a la vida, exigiendo el cierre definitivo  y la revocación de las RCA  de los proyectos Pascua Lama, Agrosuper y Punta Alcalde. De la misma forma estaremos atentos a la gran cantidad de proyectos en distinta etapa de evolución que amenazan a toda nuestra cuenca.

Continuaremos luchando pues entendemos que la única forma de enfrentar a los megaproyectos que pretenden usurpar nuestros bienes comunes, es avanzar en la organización, resaltando nuestras cualidades comunitarias, nuestra experiencia como vecinos del valle y nuestras tradiciones ancestrales que dan fundamento a nuestras exigencias de preservar para las futuras generaciones las bondades del Valle del Huasco, que no solo se traducen en las riquezas económicas, sino que también en el deseo vivir en un espacio idóneo y un entorno natural que haga sostenible el desarrollo armónico de nuestras particulares necesidades.

Resistiremos para producir, fortaleciendo nuestras propuestas de desarrollo, donde la vida comunitaria, la autogestión, la producción sustentable, el fortalecimiento de nuestra cultura e identidad y el respeto a nuestra herencia indígena, son ejes fundamentales del desarrollo que queremos como Valle.

Sabemos que ese es un proceso de largo aliento en un contexto donde el Estado coludido con el poder económico nos da dos opciones: emigrar o someternos, ante lo cual reiteramos fuerte y claro que lucharemos y defenderemos nuestro derecho a la vida y a este territorio del cual somos soberanos.

MOVIMIENTO SOCIOAMBIENTAL VALLE DEL HUASCO

Brigada SOS Huasco – Asamblea de Freirina – Colectivo El Pimiento – Asamblea Guasco Alto –  Huascoaltinos

logo info nuevo

 

 

CULTURA: ¿Quién le dirá a Harry que Inglaterra devuelva el Moai robado?

¡Devuelvan los moais! Hoa Hakananai’a

Hoa Hakananai’a es uno de los moais más espectaculares de Isla de Pascua. Es el más grande, hecho de basalto y el único con el dorso tatuado. Pero hay un detalle: hoy descansa en el Museo Británico de Londres. Como éste –cuya irónica traducción es “el amigo robado”– existen decenas de piezas pascuenses diseminadas por el globo. ¿Intentos de repatriación? Ninguno. 

MOAI

En 1868, la Real Sociedad Geográfica de Londres encargó al navío inglés “HMS Topaze”, capitaneado por Richard Ashmore Powell, realizar una completa investigación por todo el océano Pacífico sur.En su larga travesía, el navío recaló en Isla de Pascua. Maravillados por los inmensos moais, la expedición decidió llevarse algunos ejemplares a modo de souvenir y de recuerdo del paso por ese misterioso triángulo de tierra emergido en medio del mar. Fue así como cargaron –con la inocente colaboración de los isleños– a Hoa Hakananai’a, la más espectacular de las esculturas hechas alguna vez en la isla. La única esculpida en basalto, de color rojo y blanco y con la espalda tatuada.A su regreso a Inglaterra, Ashmore regaló la pieza a la reina Victoria. Su majestad, sin saber bien en qué lugar poner el inquietante presente, optó más tarde por donarlo al Museo Británico de Londres, donde hoy es una de las muestras más visitadas del recinto.


Aunque ya ha pasado más de un siglo, Chile jamás ha reclamado oficialmente su devolución. Tal vez el intento más serio –y probablemente el único– de lograr su repatriación lo capitaneó hace 20 años el actual alcalde de la isla, Pedro Edmunds Paoa (DC).
La idea original era hacer una réplica exactamente igual a Hoa Hakananai’a, para luego intercambiarla con el museo londinense. Pero todo terminó sólo en eso: un intento. El plan no prosperó y la réplica nunca inició su periplo a Londres, lo más lejos que llegó fue al frontis de la Municipalidad de Peñalolén, donde se encuentra actualmente ubicada. 


NO ES EL ÚNICO 


No existe un catastro oficial de cuántos moais y otras piezas de incalculable valor han sido extraídas de la isla. El arqueólogo Gonzalo Figueroa reconoce la existencia de estos objetos en otros lugares del planeta, pero aclara que es imposible cuantificar la cifra exacta. Esa opinión es compartida por Francisco Torres, director del Museo Antropológico de la isla. Según Torres, existe un moai, llamado Pou Hakanononga, que fue sacado en 1930 por una expedición franco-belga y que hoy se encuentra en el Museo Real de Bélgica. Francia también se llevó un fragmento de moai en 1872 en el buque “La Flora”. 


Betty Ahoa, experta pascuense del Museo Fonck de Viña del Mar, tiene una pequeña lista de las estatuas isleñas que se encuentran fuera del país. Señala que hay al menos una docena. Además de los mencionados por Torres, sabe de un moai que está en Nueva Zelanda, y que fue sacado por John Brander, un ex colono tahitiano en la isla. Ahoa cuenta que también hay otro en Estados Unidos, llevado por J. Thompson (oficial del buque de la Armada de Estados Unidos “USN Mohican”, que efectuó estudios sobre la isla en 1886), el cual tiene toba (sombrero), amén de una cabeza. 


estatuas

También recuerda otra testa de moai que Thor Heyerdahl se llevó a Noruega, pero que a fines de los ’80 –en una gran ceremonia– fue devuelta a la isla por el explorador.


En Chile continental existen dos estatuas isleñas: la del Museo Fonck, llamada One Makihi, sacada de la isla en 1953, y la del Museo de La Serena, donada a la comunidad local durante la Presidencia de Gabriel González Videla. 


RESTITUCIÓN 


Pese a lo abultado de la lista de moais “robados” o extraídos, hoy no existe ningún esfuerzo oficial para intentar su restitución. En el Consejo de Monumentos Nacionales, órgano encargado de velar por la protección del patrimonio arqueológico, reconocen la inexistencia de un catastro que detalle con cierta precisión el número y la calidad de estas piezas (o de otra índole) que están fuera del país. También niegan que haya alguna iniciativa para intentar la repatriación de estos “exiliados” de piedra. 


“Nuestra preocupación está más bien orientada a evitar que en la actualidad y en el futuro salgan ilegalmente piezas patrimoniales desde nuestro país”, explica María Elena Noël, especialista del Consejo de Monumentos Nacionales. 


Noël agrega que en esa línea “existen notables avances, tanto por gestión propia como por una positiva coordinación con otras instituciones, además del aumento de la conciencia en el ámbito ciudadano y de las autoridades”, y destaca en esa coordinación interinstitucional a la Policía de Investigaciones e Interpol, al Servicio Nacional de Aduanas, al Ministerio Público, al Ministerio de Relaciones Exteriores y a la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos. 


Noël reconoce que el regreso del moai desde Argentina “es un hecho aislado”. Pese a ello, Betty Ahoa estima que al menos debería hacerse un intento. “No estaría de más. ¿Qué mal le haría al Gobierno pedir algo así. Le daría a entender a la comunidad pascuense que existe voluntad de al menos tratar de recuperar su patrimonio”. LND

Entregan pieza repatriada de Argentina


Este jueves 4 de mayo será entregado oficialmente a la comunidad de Isla de Pascua el moai repatriado desde Argentina. La ancestral escultura salió de la isla en 1927, cuando la comunidad local la obsequió al entonces Presidente, Carlos Ibáñez del Campo. 


Años más tarde, el Mandatario lo regaló (aunque algunas versiones hablan que lo vendió) al corredor de propiedades Carlos Ossandón, quien a su vez la vendió en 1970 al anticuario chileno radicado en Argentina Mario Velasco. El comerciante de antigüedades volvió a vender la gigantesca pieza arqueológica a dos coleccionistas, un argentino y un estadounidense, que se la llevaron a Holanda. 


Sin embargo, los coleccionistas pagaron con un cheque sin fondos, por lo que Velasco inició un litigio judicial con el cual logró que el moai fuera devuelto a Argentina. 


La escultura fue a parar así a los depósitos de la Aduana de Buenos Aires. Ante la imposibilidad de Velasco de cancelar un impuesto, fue subastada en 1982 y adquirida por un químico argentino. 


Sin embargo, Rosa Velasco, hija de Mario Velasco, compró el moai y lo instaló en el jardín de la casa de una familia amiga, en las afueras de Buenos Aires. Allí permaneció hasta diciembre pasado, cuando la mujer decidió repatriarlo. 


chile
FUENTE: http://www.taringa.net/posts/offtopic/15284738/Devuelvan-los-moais-Hoa-Hakananai-a.html

logo info nuevo

WALLMAPU: Nueva derrota político militar de la represión, Carabineros se retira de Temucuicui

Despues de 14 años de militarización y hostigamiento, Carabineros se retira del Territorio de Temucuicui

Ante retirada de Carabineros del territorio de Temucuicui, mediante un comunicado público, La Comunidad Mapuche Autónoma Temucuicuiinforma se “manifiesta orgullosamente el gran logro que ha tenido el LOF TEMUCUICUI, de haber vencido a los particulares y al Estado Chileno, señalando a todas las comunidades que se encuentran luchando a seguir resistiendo, porque la lucha y resistencia hará libre a nuestro pueblo Nación Mapuche”.

Comunicado Publico
Ante retirada de Carabinero de CHILE del territorio de  TEMUCUICUI.
La Comunidad Mapuche Autónoma Temucuicui, ante la retirada del territorio de Temucuicui carabinero de chile, manifiesta públicamente a la opinión pública local, nacional e internacional lo siguiente:
 1.    Hoy jueves 26 de Junio de 2014 a las 11:45 AM, las fuerzas policiales de carabineros de Chile, realizo su retirada y abandono la protección permanente que mantenían los fundo La Romana y Montenegro, del ex propietario René Urban, retirando todos sus aparatos represivos, tanquetas, zorrillo y las cámara de vigilancia que se encontraban en los caminos y cuartel, de esta manera se pone fin a la militarización y hostigamiento permanente que existía hace 14 años en el territorio de TEMUCUICUI, por cuanto nuestra gente vuelve a caminar y transitar libremente por nuestro territorio.
2. La retirada de Carabineros del territorio de TEMUCUICUI, para nuestra comunidad significa un acontecimiento histórico y un triunfo de la lucha, resistencia, defensa, restitución  nuestras tierras y libertad de  nuestro pueblo mapuche, que han desarrollado las comunidades, porque no solamente se retira Carabineros sino también varios particulares quienes dejan a disposición las tierras por la que hemos luchado largamente, sin duda es un gran avance en la lucha del Pueblo Nación Mapuche.
3.   Nuestra comunidad también manifiesta orgullosamente el gran logro que ha tenido el LOF TEMUCUICUI, de haber vencido a los particulares y al Estado Chileno, señalando a todas las comunidades que se encuentran luchando a seguir resistiendo, porque la lucha y resistencia hará libre a nuestro pueblo Nación Mapuche.
Marrichiweu
Comunidad autónoma Temucuicui.
Wallmapuche 26 de junio de 2014
FUENTE: http://mapuexpress.org/despues-de-14-anos-de-militarizacion-y-hostigamiento-carabineros-se-retira-del-territorio-de-temucuicui/
logo info nuevo

VIDEO: En medio de la copa mundial el pueblo «Guaraní Resiste»

Actualmente existen seis aldeas del Pueblo Guaraní en la ciudad de São Paulo, incluyendo el pueblo de Jaragua, la menor aldea indígena de Brasil.

En la mayor parte de estas comunidades se presentan problemas de espacio, la ciudad se ha ido comiendo las tierras indígenas; además no existe demarcación de la tierra lo que no les permite sembrarla y mucho menos mantener viva su cultura, pues como dicen ellos “sin tierra no eres indio”.

El proceso de demarcación sólo espera la firma del ministro de Justicia de Brasil, José Eduardo Cardozo. En apoyo, se llevaron miles de bolígrafos, que serán entregados a todo su gabinete. Desde el año pasado, los guaraníes se han movilizado y realizado protestas para exigir una solución a un problema que cada vez se agudiza más.  En el marco del Mundial de Fútbol realizaron una gran movilización bloqueando la avenida más importante de esta ciudad. La acción de los indígenas fue documentada en el vídeo “Guaraní Resiste!”.  En la fiesta de inauguración del Mundial de Fútbol de la FIFA, un niño indígena exhibió una banda demandando la demarcación de las tierras de su pueblo, pero los medios de comunicación no le dieron gran relevancia.

logo info nuevo

DOCUMENTAL: «Ciutat Morta» se estrena en Centro Cultural Valparaíso (Ex Cárcel) el 25 de junio.

A las 19 horas del 25 de junio, con entrada liberada, se presentará el documental «Ciutat Morta» en el teatro del  Parque Cultural (Ex Cárcel) de Valparaíso

 

 

“Ciutat Morta” es el título del documental ganador del reciente Festival de Cine Español de Málaga 2014.  El documental habla de la mentira, del montaje policial, político y judicial. Pero sobre todo habla de impunidad. Es un  documental  que trabaja  desde  el espacio real en que habitan las víctimas de un caso, y hacen reconocer como  espacio de la ficción  a la versión oficial. Esta es su primer aporte metodológico. El segundo consiste en su conversión en dispositivo de inocentación de los encausados. Tal como lo sostuvieron sus directores, Xapo Ortega y Xavier Artigas de la productora Metromuster, al recibir el premio del festival, los auténticos guionistas son connotados miembros de la clase política y de la judicatura catalanas.

En términos estrictos, el documental apunta a una consideración de tipo general, que aborda  las relaciones entre poder, imágenes y poder de las imágenes.

Rodada con recursos precarios,  la película hace el relato de  los hechos ocurridos en febrero de 2006, cuando en una intervención policial en una casa okupada en la calle Sant Pere Més Baix de Barcelona, un guardia urbano quedó tetrapléjico por el impacto de un objeto contundente en la cabeza. Cuatro jóvenes fueron condenados por este hecho. El documental aborda, justamente, el procedimiento de “fabricación de la condena”.  Para finalmente, hacer referencia al caso de una de las personas condenadas,  Patricia Heras, que se suicida durante un permiso penitenciario, cansada, quebrada, psíquicamente aniquilada por le proceso.

El documental investiga el modo cómo la versión oficial  fue cambiando durante el transcurso del proceso  y  recupera  los testimonios de víctimas, familiares, periodistas, abogados y testigos diversos  que ponen de manifiesto siete años de versiones contradictorias y medias verdades que terminaron por marcar de por vida a los protagonistas.

El documental arranca con las imágenes de un día de  junio de 2013, cuando un grupo de 800 personas ocupan el antiguo Palau del Cinema en la Vía Laietana de Barcelona, una sala de cine cerrada desde 2001, para proyectar un documental, 4F, ni oblit ni perdó (4F, ni olvido ni perdón), que aborda este caso de  contra-hechura de la verdad. De modo que “Ciutat Morta” es una película realizada a partir del re-montaje de la pieza original que incluye la propia ocupación del cine.   En cierto modo, es el documental de un documental que resitua la noción de compromiso politico, ya que su realización es una herramienta para que el caso pueda avanzar hasta el Tribunal de Estrasburgo.

Los autores de “Ciutat Morta” han declarado que la película no nació de la necesidad de hacer -simplemente- una película, sino de la necesidad de explicar una historia, de encuadrar narrativamente un incidente, deconstruyendo los códigos de un  activismo político que convierte sus obras en productos de autoconsumo para un púbico convencido.  Para ello tuvieron extremo cuidado en el  rigor de la información,  descartando informaciones surgidas de rumores o  que no dispusieran de  evidencia contundente.

Por todas estas razones, el Parque Cultural de Valparaiso  acoge la proyección de este documental, porque comparte su construcción metodológica y su ética de montaje.  He aquí de qué manera una  práctica periodística  demuestra que la mera difusión de información no basta.  No solo es un documental sobre un procedimiento de fabricación de condena, sino -como sostienen sus autores- que su realización contribuye  al empoderamiento y a la transformación social a través del cine. En un mundo absolutamente saturado  de información, es deseable alcanzar al espectador no desde la racionalidad pura, sino atravesarle de forma que ya no sea el mismo después de contarle una historia.

Para más informaciones ver:

www.docsbarcelona.com

www.cronicaglobal.com

www.playgroundmag.net

ciutatmorta.wordpress.com

FUENTE: http://pcdv.cl/2014/06/25/ciudad-muerta-ciutat-morta/

logo info nuevo

 

La intervención sobre Multirut que Andrade y mafia política no dejaron presentar a Giorgio Jackson

Este es la intervención que tenía preparada, pero que no pude realizar debido al cierre del debate solicitado por Marcelo Schilling y Osvaldo Andrade. ¿Silenciar de esta forma el debate y las críticas es parte de su política de apertura?

El acuerdo entre representantes de los trabajadores y de los empresarios que data del año 2012 estaba en lo correcto al identificar aquí un problema importantísimo para nuestro país. Es entendible que desde entonces hayan surgido diversas opiniones sobre cómo este problema se podía solucionar de mejor manera. Si cambiar el concepto de empresa o el de empleador, si mantener o cambiar la decisión de las manos de la inspección del trabajo y cuáles serían las consecuencias para la negociación colectiva de este proceso, son determinaciones posteriores que de hecho tomaron su forma actual sólo con la indicación sustitutiva del ejecutivo en el Senado, modificando la propuesta original del diputado Aguiló.

Y lamentablemente debemos decir que la forma que ha adquirido la supuesta solución, nos parece todavía más perjudicial que la situación actual de los trabajadores. Y no sólo a nosotros nos parece así. Prestigiosos académicos y, sobre todo, importantes sindicatos han intentado hacer que los parlamentarios los escuchen. Así, la Confederación Nacional Unitaria de Trabajadores del Transporte y el Sindicato Nacional Interempresa de Trabajadores Metalúrgicos, la Federación Unitaria y la Central Autónoma de Trabajadores han rechazado este proyecto por los motivos que enunciaré a continuación, y a los que no podemos hacer oídos sordos.

Contrario a lo que indica el título del proyecto, ya hoy no estamos modificando el concepto de empresa. Por lo mismo, nada cambia en principio y no se obliga a eliminar la práctica del multirut para burlar las obligaciones laborales y los derechos de los trabajadores, sino que sólo en caso que los trabajadores lo lleven a tribunales, éstos podrán declarar que más de una empresa debe entenderse como empleador.

Por lo demás, se obliga a entablar un juicio, algo que es costoso y demoroso para los trabajadores, en vez de que se resuelva por la Inspección del Trabajo. En el procedimiento de hoy, la Inspección fiscaliza y determina que en los hechos se trata de una unidad; con la modificación los trabajadores deben mostrar al tribunal que “jurídicamente” se trata de un empleador, y esta definición cuenta con nuevas limitaciones -inexistentes en la legislación actual- que tienen que concurrir. ¿Son “similares” una empresa que realiza la reposición y otra que está a cargo de las cajas de un supermercado? Probablemente los abogados de la empresa digan que no…y el juez tendrá que aceptarlo como argumento suficiente.

Raúl Campusano, dirigente de los funcionario de la Inspección del trabajo ha señalad en la prensa que “hay muchísimos casos de multirut que se han discutido y resuelto en los tribunales, ahí no está el punto, lo que es novedad es que es una judicialización exclusiva, es decir, se le entrega a los tribunales quitándole las facultades que también tiene la Dirección del Trabajo”. Ellos han recibido también el apoyo de la ANEF. Así también lo expuso la dirigente de la Asociación de la Corporación de Asistencia Judicial y abogada defensora laboral, Zulema Díaz, quien señaló que es un grave perjuicio para la gran mayoría de los trabajadores, como los las empresas medianas y pequeñas, el que la Dirección del Trabajo pierda su competencia en esta materia, pues la judicialización no es la alternativa para la solución de este problema.

Como si no fuera suficiente se bloquean las negociaciones colectivas durante un juicio que puede durar años, limitando la posibilidad de que los trabajadores negocien en grupo mejoras de sus condiciones laborales. Nuestro Estado tiene un compromiso internacional con promover la sindicalización y la negociación colectiva, en base a los convenios 87 y 98 de la OIT y con esta reforma claramente no los está honrando.

Finalmente, como señala la profesora y doctora en Derecho del Trabajo, Irene Rojas, se elimina la falta, que consiste en simular la contratación de trabajadores por terceros. Por lo tanto, esta especie de fraude deja de ser sancionado por sí mismo como un intento de engaño al sistema.

En conclusión, si bien el Multi-Rut es hoy una práctica extendida y reprochable, las modificaciones aquí propuestas no son un mero mal menor o un ligero avance insuficiente. Desde la perspectiva de las organizaciones y académicos con quienes he tenido la oportunidad de reunirme, las modificaciones constituyen retrocesos en ámbitos importantes que dejarán, en especial a la negociación colectiva, en peor pie que hoy en día.

Es por eso, señor presidente, que anuncio mi rechazo al proyecto en la versión que ha llegado a nosotros desde el Senado. Un rechazo mayoritario en esta Cámara permitirá que una Comisión Mixta vuelva sobre este tema y genere una versión que se haga cargo de estos problemas: del concepto de empresa, de la duración y costos que un juicio implica, de la suspensión de las negociaciones colectivas mientra dure dicho juicio.

Giorgio Jackson, diputado Revolución Democrática

logo info nuevo

Valparaíso: “Te mandé a vivir frente al kiosko”. Vecinos Barrio puerto reclaman por abandono del municipio. (Texto+video)

A metros de la Plaza Echaurren, en el corazón del Barrio Puerto, a pasos de la intersección de las calles Cochrane con Clave hay un kiosko abandonado que se ha convertido en un dolor de cabeza para los residentes y comerciantes del sector.

En efecto, el kiosko aparte de ser un nido de ratas y baño ocasional de transeúntes sirve de guarida para delincuentes y criminales que amenazan la tranquilidad del sector.

Un vecino, irónicamente escribió en la estructura “Te mandé yo a vivir frente al kiosko” aludiendo a la desafortunada frase con que el Alcalde de Valparaíso respondió a un poblador cuando este le reclamó por el abandono de los cerros porteños antes y después de la tragedia del 12 y 13 d abril.

Es una manera – dijo el vecino que habló con SICNoticias.cl y que no quiso identificarse – de representar y denunciar el abandono en que nos tiene el municipio, se les ha planteado el problema y nada hacen, es como hablarle al viento, escuchan bien educaditos y después no resuelven los problemas, es increíble”, señala molesto.

En tanto Gladys Parra, del negocio el Panal cuenta que hace tres meses habló directamente con Castro y con Parot ( jefe de operaciones del municipio) “…me mandaron a hablar con el dueño del kiosko, y que después ellos lo sacarían, hable con el dueño y hasta la fecha sigue ahí, se cierra más temprano porque cuando oscurece da miedo que nos asalten y aquí, pasa de todo, hasta el amor hacen en plena vía pública protegidos por la estructura del kiosko”.

Finalmente la señora Gladys envía un mensaje a Jorge Castro “…que se asome por acá, que vea que lo estamos pasando mal y que trate de solucionar el problema”

logo info nuevo

Servicio de Informaciones Ciudadanas – Chile