OPINIÓN: Educación no sexista, pilar fundamental para un cambio estructural

opinion

Comenzando un nuevo año escolar y acercándose el Día Internacional de la Mujer Trabajadora nos cuestionamos una vez más lo desigual que es el sistema educacional en Chile, profundizando mucho más la segregación con el sexismo histórico que la educación formal nos entrega.

El sexismo lo podemos ver desde la educación pre-escolar y secundaria liderando un discurso que tiene a los hombres por protagonistas de la historia, la ciencia e, incluso, del lenguaje. A cambio de esto, las mujeres son discriminadas desde los primeros años a través de un currículum que reproduce roles y estereotipos de género. Esta práctica se hace presente cuando existe una diferenciación de aptitudes entre mujeres y hombres, siempre se tiende a señalar que las mujeres tienen más capacidades manuales y sentimentalistas, mientras que a los hombres se les destaca por su fuerza y su voluntad de dominación y liderazgo.

El movimiento estudiantil en su conjunto debe considerar el sexismo como una problemática transversal, en materia de acceso como la PSU, donde se evidencian resultados más bajos en mujeres a diferencia de los hombres, al igual que en el SIMCE; en materia de democratización: a través de los manuales de convivencia sexistas, homo-lesbo-bi-transfóbicos que existen en las escuelas y liceos, y en la nula representación de las mujeres y la disidencia sexual en los centros de estudiantes y gobiernos universitarios, entre otros.

Para finalizar, nos parece importante que todos los actores de la educación se movilicen por una formación no sexista, disputando la orientación del conocimiento con una lógica feminista, con el fin de cuestionar los proyectos educativos conservadores tanto de la iglesia como de los sostenedores, para acabar con el filtro de acceso segregador. Es relevante que comencemos todas y todos a visibilizar y a cuestionar el sexismo lingüístico, de la afectividad y de la corporalidad.

Concluimos que, como movimiento estudiantil no podemos permitir que la lucha por una mejor educación se centre solo en términos de forma o temáticas meramente administrativas o económicas, sino que debemos apuntar a cambios estructurales como la educación no sexista, por un trato igualitario, digno, respetuoso y plantearnos un sistema integrador, deseando un modelo transformador y emancipador.

Montserrat Puebla Cabrera

Paulina Salvatierra Canto

Estudiantes del Liceo Bicentenario Valparaíso

Militantes, Movimiento autonomista.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s