Expertos en defensa rechazan militarización en Zona Mapuche

milicos araucaníaDECLARACION

GRUPO DE ANALISIS DE DEFENSA Y FUERZAS ARMADAS (GADFA)

RECHAZO AL INTENTO DE MILITARIZAR EL CONFLICTO MAPUCHE

Como reacción a los últimos hechos ocurridos en la denominada Macrozona Sur, el Presidente Sebastián Piñera insiste en una peligrosa militarización del conflicto mapuche. Reitera un enfoque represivo, a través de una agenda legislativa centrada en el control del orden público, sin abordar ningún problema de fondo. En esencia, la propuesta del gobierno se obstina en involucrar a las Fuerzas Armadas en actividades policiales.

La puesta en escena presidencial incluyó la convocatoria del Comandante en Jefe del Ejército, y del jefe del Estado Mayor Conjunto, buscando generar la imagen que el conflicto también es de naturaleza militar. La insistencia por implicar a personal de las FF.AA., en particular al Ejército, ha sido una constante en estos tres años de gobierno, en conformidad con la visión predominante en la derecha, de las poderosas forestales de la zona, y de parte del empresariado agrícola local.

Sin la dictación de un Estado de Sitio o de Emergencia, el ministro del interior, Rodrigo Delgado, informó de un “patrullaje mixto”, compuesto por policías y militares, y la operación de un “puesto de mando” conjunto, donde participan funcionarios, las policías, junto a personal del Ejército. Estas actividades de cooperación interinstitucional han merecido el insólito respaldo del general Director de Carabineros, quien confesando la ineficacia institucional, sostuvo que se debe ir “incorporando a las FF.AA. con todas sus capacidades”.

La intervención de los uniformados es contraproducente, y no contribuye a la solución del conflicto. La labor policial no es función de las FF.AA.; ni su equipamiento ni entrenamiento corresponde a las tareas propias de la seguridad pública. El empleo de la fuerza militar gatillará una espiral de violencia, y dañará en forma definitiva la imagen de las instituciones armadas en amplios sectores de la ciudadanía. La estrategia de comprometer a los militares en la Araucanía ha sido cuestionada, incluso, por analistas cercanos a las propias instituciones, quienes han enfatizado que se trata “de un camino sin retorno”.

Ninguna propuesta que enfrente seriamente el conflicto mapuche, puede obviar que esté tiene profundas raíces histórico-políticas; las que deben abordarse en su integridad. La usurpación de tierras, en el contexto de la llamada “pacificación de la Araucanía”, es una de las principales. Actores como el Congreso, los partidos políticos, y las propias comunidades en conflicto, son los llamados a concurrir a un verdadero Acuerdo Nacional para desterrar la violencia. Recurrir a una mayor militarización, sólo pondrá en juego el respeto a los derechos humanos y la fortaleza de nuestra democracia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s