Archivo de la categoría: Columnas

AUDIO: La especie humana está en peligro y no se sabe quÉ nos traerá el futuro. Por *Edgar Guíñez M.

Estamos desde el 3 marzo de 2020 con un ojo en la pandemia, desde que supimos del primer caso en la región del Maule, hasta estos días como un torbellino se han sucedido tantos acontecimientos relacionados con el coronavirus que para muchos y muchas es difícil procesar tal caudal de información.

Nuestros hábitos, a los que estábamos acostumbrados, no los podemos ejercitar y la interacción con nuestros semejantes en muchos casos ha pasado a ser virtual, hemos tenido que ir aprendiendo a estar en casa y compartir muchas horas, para algunos, demasiadas, con los integrantes de la familia corta o extendida, desarrollando altos grados de paciencia y tolerancia.

Este es un tiempo, en el que aflora lo peor y lo mejor de nosotros, dicen los entendidos en que en tiempos de crisis es cuando mejor conocemos a la gente, en medio de la incertidumbre, el temor y la desesperación nos mostramos tal cual somos.

Hay preocupación por lo que ocurre al interior de las viviendas, hay datos inquietantes relacionados con el alza alarmante de la violencia intrafamiliar y los abusos contra niños y niñas en el marco del confinamiento a que nos obliga la pandemia, mucha de esta violencia encuentra su explicación, aunque no su justificación, en el hacinamiento y precarias condiciones de vida de millones de chilenos y chilenas.

Debemos estar alertas y denunciar, de inmediato, cuando sepamos de algún caso de este tipo, el stress del encierro no es excusa para la violencia en contra de la mujer y de la infancia que no tiene como defenderse.

De a poco hemos ido tomando en serio la gravedad de la situación, las autoridades han tenido que enmendar el rumbo dejando atrás el discurso triunfalista respecto del manejo de la enfermedad en nuestro país, los mensajes llamando a una nueva normalidad, la vuelta a clases, el retorno seguro de los funcionarios a las oficinas y a tomar café y cerveza en lugares públicos  ha quedado en entredicho abriendo paso a señales de alarma y preocupación en las autoridades que han endurecido las medidas para combatir al COVID19.

A este respecto el Colegio de Enfermeras de Chile, declaró el 18 de abril  lo siguiente  “El Colegio de Enfermeras de Chile A.G. manifiesta su rechazo claro y contundente a las medidas anunciadas por el Gobierno de relajar el distanciamiento físico de la población que, hasta ahora, se habían adoptado para contener el avance del Covid-19 en nuestro país, y que como evidencian las cifras oficiales han resultado ineficaces para contener la propagación del virus” agregando que “El abrir los centros comerciales, el retomar las clases y el que las y los funcionarios públicos no esenciales vuelvan a sus puestos de trabajo sólo redundará en el aumento exponencial del contagio y conducirá al país a una catástrofe sanitaria sin precedentes, por lo tanto, exhortamos al Gobierno a reconsiderar estás medidas de relajamiento del distanciamiento físico y a escuchar a quienes tenemos mucho que aportar en la derrota de la pandemia”. Una vez más el gobierno no escuchó.

A pesar de los cuestionamientos de expertos y científicos el Ministro de Salud ha manejado las cifras y los datos del efecto de la enfermedad en la población, con escaza transparencia y gran hermetismo, a pesar de las denuncias y la filtración de cifras e información relevante por periodistas de gran profesionalismo y valentía, se ha seguido con la obcecación y la confrontación con quienes han intentado colaborar con la autoridad en el manejo de la pandemia.

Es demasiada la gente que no le cree a la autoridad, esto es fatal para enfrentar la crisis, pues las y los ciudadanos de este país necesitamos confiar en lo que la autoridad nos dice para adoptar las medidas de cuidado que se requieren y así no arriesgarnos al contagio y no arriesgar a nuestras familias y seres queridos, en esto el gobierno ha fallado gravemente y debe con urgencia enmendar el rumbo.

¿Cómo hacerlo? En primer lugar abrirse a la colaboración de todos aquellos que están en condiciones de hacer una contribución importante al manejo adecuado de la crisis, horizontalizar la toma de decisiones y escuchar más voces autorizadas como las del colegio médico, de enfermeras, de sociedades científicas, universidades entre otras que han declarado en público y en privado su voluntad de colaborar y no han sido escuchadas….dado el aumento explosivo de contagios  y fallecimientos pareciera ser que ha llegado la hora para que el gobierno se allane al diálogo y la colaboración.

En esto, se debe escuchar la voz de la regiones, sobre todo lo que tiene que decir el mundo rural, siempre invisibilizado y el último en la fila de las preocupaciones de los que gobiernan, es verdad que por la lejanía de los grandes centros urbanos al coronavirus le es más difícil llegar hasta sus habitantes, pero inevitablemente llegará, más aún si las cuarentenas y cordones sanitarios son tan fácilmente sobrepasados por la falta de controles efectivos y rigurosos de las autoridades y la ausencia de responsabilidad social de muchos que creen que su dinero los blindará frente al virus.

El mundo rural y campesino no está exento de los peligros de la pandemia y se necesita saber si los dispositivos sanitarios serán suficientes para atender las necesidades de la población alejada de la metrópolis.

Sin embargo, es otra la preocupación que embarga a quienes producen los bienes de la tierra que alimentan a la población, ya se conoce que son millones de chilenos y chilenas los afectados por la paralización o funcionamiento lentificado en muchas áreas de la producción, son cientos de miles las y los trabajadores que han perdido sus empleos y se espera que la situación se agrave en los próximos meses, será capaz la autoridad de generar las ayudas a las que esta obligado el Estado para quienes sufren las consecuencias de la catástrofe , por ahora las noticias no han sido alentadoras.

En efecto, el bono de 65 mil pesos impuesto por el gobierno, que será decreciente en los meses subsiguientes ha sido considerado una limosna por la población, los que pasan las penurias de vivir con un sueldo miserable, saben que este monto no es una ayuda real y más parece una burla decidida por quienes lo tienen todo.

Decíamos, que la preocupación en el mundo rural va más allá del coronavirus, dice relación con el impacto en su economía local que están teniendo las restricciones en los desplazamientos de bienes y personas, en las dificultades para continuar con los ciclos productivos y la casi nula respuesta de los organismos financieros para la obtención de créditos blandos y la condonación y/o postergación de deudas, créditos y compromisos financieros….para esto tampoco se conoce una respuesta contundente y eficaz de la autoridad.

No se ha visto asimismo, preocupación especial, con medidas sustantivas para ir en ayuda de las localidades y comunidades que sufren de falta de agua, producto del déficit hídrico que viene hace varios años y se ha profundizado en estos días. En muchas partes las autoridades regionales, provinciales y comunales han dejado libradas a su suerte a las comunidades, no enviando los camiones aljibe con la frecuencia habitual, condenando prácticamente a la muerte por inanición a decenas de miles de campesinos,  sus familias y ganado.

Conocemos el esfuerzo que organizaciones sociales como MODATIMA ha estado haciendo en la Provincia de Petorca, en la Región de Valparaíso, para llevar agua a localidades alejadas, es un trabajo titánico de solidaridad con quienes viven estas inaceptables privaciones, seguramente hay muchos más ejemplos anónimos que están ocurriendo a lo largo del país, se felicita y agradece esta labor en favor del prójimo que sufre, sin embargo esto no debe impedir que se haga el juicio critico a quienes deberían estar supliendo esta necesidad vital de una importante franja de la población.

Como se ve, estamos en tiempo difíciles, muy difíciles y debemos apelar a lo mejor de nosotros y nosotras para salir adelante, nuestra sociedad, en el pasado, ha enfrentado  catástrofes y desastres y ha sido capaz de sobreponerse. Uno de los pilares siempre presente ha estado en la capacidad de ser solidarios y enfrentar colectivamente y en comunidad las pruebas que la vida nos ha puesto.

A partir del 18 de octubre de 2019, con el levantamiento social que sacudió a Chile hasta sus raíces fuimos recuperando algo que habíamos perdido, la movilización más importante no fue la que vimos por televisión, sino aquella que se vio en una inmensa cantidad de barrios, colectivos y organizaciones comunitarias, dejando atrás el individualismo exasperante en el que nos tenían sumidos. Rompimos las cadenas y nos juntamos con el vecino y la vecina, estuvimos en asambleas para hablar de lo local y lo nacional, nos dimos cuenta que teníamos que construir un país en el que quepamos todos y todas con las mismas oportunidades y que a nadie le falte lo esencial. Fue antes que todo un ejercicio de aprendizaje y de recuperación de lo esencial en la vida del ser humano al vivir en comunidad.

Todo esto, anticipó el modo de enfrentar las consecuencias derivadas de la pandemia, en muchos lugares al aislamiento físico y social se ha contrapuesto la solidaridad y el apoyo colectivo para sortear la crisis, hemos visto en las redes, en los grupos de wasap y listas de correo como las comunidades se organizan para ayudar a los que están sufriendo los rigores sanitarios y económicos de la enfermedad, se multiplica la recolección de alimentos no perecibles para ir en ayuda de quienes han perdido el trabajo y sus ingresos, la vieja consigna “solo el pueblo ayuda al pueblo” cobra un vigor y un significado cargado de urgencia y compromiso real con el otro y la otra, esto es parte de lo bueno que nos dejará este tiempo que golpea con mas dureza a quienes menos tienen.

En la semana que recién pasó supimos del endurecimiento de las medidas para controlar el aumento de contagios que se disparó especialmente en la región metropolitana, fue así como el viernes pasado comenzó la cuarentena total en las comunas de la Provincia de Santiago, son alrededor de 7 millones de personas las que hoy día están confinadas en sus viviendas.

Estos anuncios fueron la confirmación de la fracasada estrategia liderada por el Ministro Mañalich de las cuarentenas dinámicas, esto es la determinación especifica de comunas y sectores que debían permanecer en confinamiento total, se dieron casos en que bastaba cruzar la calle para salir de la cuarentena establecida por la autoridad, nunca logró entenderse la lógica de esta medida lo que le valió al gobierno una andanada de críticas y cuestionamientos de los expertos y el mundo de la salud.

El ministro, como ha sido su característica no escuchó las voces de alarma que le pedían el establecimiento de la cuarentena total para la región metropolitana y tuvo que producirse un alarmante  aumento en las cifras de contagios y de fallecimientos para que por fin se allanará a  tomar la medida, recordemos… el 20 de marzo la presidenta del Colegio Médico Izkia Siches, que ha sido una de las voces calificadas en el tema salud más creíbles, según las encuestas,  señaló “Hay que decretar cuarentena total en Santiago, para evitar una catástrofe” recién el 13 de mayo, casi dos meses después el Ministro de salud asumió que era inevitable adoptar esta medida, pero declaró que se hacía ante la comprobación de una “catástrofe que nadie pudo prevenir”.

Otro foco de preocupación ha sido la situación de los equipos sanitarios por la falta de elementos de protección personal para médicos, enfermeras, funcionarios y trabajadores de la salud, a pesar de los continúas afirmaciones de la autoridad en el sentido contrario, la verdad es que la situación es crítica pues la falta de estos insumos no sólo arriesga a los equipos sanitarios sino que también a la población. A tal punto ha llegado la situación que el Colegio de Enfermeras se vio en la obligación, dado que el Subsecretario de Redes Asistenciales Arturo Zúñiga se ha negado a conversar con ellas, de presentar un recurso de protección en favor de sus colegas el que fue admitido a tramitación por la corte de apelaciones de Santiago ordenando al minsal informar sobre la situación en un plazo de5 días que se vencieron el sábado recién pasado.

Cada uno puede sacar sus propias conclusiones, pero es evidente que ha habido un manejo errático, que ha derivado en una delicada situación en la Región Metropolitana con el aumento explosivo de contagios y el inminente colapso del sistema de salud por el aumento exponencial de los casos, se ha difundido que al cierre de esta crónica que sobre el 90% de las camas críticas estarían ya ocupadas y que el resto serían utilizadas en las próximas horas.

Por ello, ha comenzado el traslado de pacientes COVID19 a regiones, hemos visto en la prensa la movilización de aviones hércules de la FACH acondicionados para el transporte de estos pacientes a la Región del Bio Bio y de O’Higgins.

Esperemos la próxima semana tenerles mejores noticias, que se hayan sacado las lecciones de lo aprendido hasta ahora y se evite que la enfermedad colapse a otras regiones, que hasta ahora, salvo algunas excepciones se han mantenido con la situación controlada.

Amigo, amiga…si puedes quédate en casa, y no condenes apresuradamente al que, obligado tiene que salir en busca de sustento para su familia, o presionado para no perder su trabajo, son tiempos de prueba para cada uno de nosotros y nosotras en que la especie humana está en peligro y no se sabe qué nos traerá el futuro.

A cuidarse, nos escuchamos la próxima semana.

Por Edgar Guíñez M. Director de SICNoticias y asesor estratégico de orgnizaciones sociales y sindicales para “Un Ojo en la Pandemia” comentario politico y de actualidad realizado en conjunto entre Radio Cristalina FM y SICNoticias.

*Ricardo Lagos Escobar y la traición. Por *Nancy Guzmán.

lagos2
El otro día leía el paper de un ex detenido que trataba de explicar la traición argumentando que ella no había ocurrido al interior de los centros de torturas, lo que realmente había ocurrido era una mímesis. Usaba un concepto filosófico para explicar la psicología que produce un ambiente de terror en los seres humanos.

Desgraciadamente la mímesis, que es esa imitación de las imágenes exteriores de las cosas no tiene nada que ver con la traición, que es una decisión basada en una razón, aunque debilitada, existe en todo ser humano.

Hablo de esto, porque muchos toman las palabras de Ricardo Lagos sobre la liberación de genocidas con molestia, dolor o como si fuera extraña a sus manifestaciones políticas.
Ricardo Lagos es de esos personajes que se montan en la historia tejiendo una serie de inexactitudes respecto a sí mismo que pasan a ser verdad para muchos.

No fue socialista hasta cerca de los 80. Ahí se instala en un pequeño grupo que se llamaban los suizos porque eran neutrales, en pocas palabras, estaban a cateo de la laucha esperando que grupo se fortalecía y dominaba la escena política.

Nunca estuvo en nada hasta los 80. No le puso el pecho a las balas, al guanaco, al zorrillo. Siempre funcionaban como académico y consultor con buenos salarios que dedicaba tiempos a hacer su imagen.

Fue al único que fueron a proteger la Policía de Investigaciones para que no lo secuestrara la CNI después del atentado al dictado. ¿Raro?

Pero de rarezas está hecha la vida, dirán.

Luego fue la estrella del dedo. Después de muchos años y de mirar las imágenes es como si todo estuviera planeado desde antes. ¿Raro? Pero ese fue su despegue como político, puesto que antes muchos lo consideraban pedante, distante, poco empático con las mayorías. El dedo pavimentó su camino.

Como ministro de Educación pasó sin pena ni gloria, solo que jamás hizo algo para reparar la deuda con los profesores heredada del saqueo que la dictadura les había hecho. Profundizó la privatización de la educación pública, que a esa fecha se sabía que era un lucrativo negocio para los sostenedores y generaba una brecha educativa que empobrecía a los más pobres.

Lo peor sucedió cuando fue ministro de Obras Públicas generó los negocios más lucrativos para un sector y corrompió el sector público con los sobresueldos, los negocios con privados por vía del lobby. Y como gran obra nacional, construyó la cárcel segregada de Punto Peuco, que a diferencia de las licitadas tiene celdas amplias y áreas comunes de esparcimiento.

Llegó a Presidente con el halo de un pasado y con una serie de dichos no comprobables, puesto que no existen los documentos que lo acrediten, como decir que Salvador Allende lo había nombrado embajador en la URRSS unos días antes del golpe de Estado.

Aunque todo lo anterior decía que sería el Presidente de los empresarios, muchos seguimos creyendo en que su traición no podía ser tanta, teníamos claro que no sería la Unidad Popular, que no era Allende. Pero jamás pensamos que haría las peores leyes neoliberales, que sería el que cambiaría el folio a El Mercurio, desayunaría y se abrazaría con el artífice del golpe de Estado y el genocidio: Agustín Edwards. Que organizaría el mayor despojo a las pensiones de los trabajadores favoreciendo a las AFP. Que entregaría el mar a 9 familias, dejando a la pesca artesanal sin recursos. Que liberaría a José Fuentes, genocida que declaró explícitamente cómo había degollado a Manuel Guerrero.

Pero como buen traidor, hizo un dramático gesto usando las palabras de Salvador Allende en sus últimos momentos: “El Presidente Allende dijo en su mensaje final: “Llegarán otros hombres para superar este momento gris y oscuro”,poniéndose a sí mismo como parte de esos hombres. Y a continuación justificó su política de indulto general con esta frase: “Creo que está llegando el momento de superar ese momento gris y oscuro”.

Lo dicho ayer es el pensamiento expresado con mucha antelación. Eso nos muestra que no es la mímesis lo que lleva a una persona a la traición, sino es una forma de mirar el mundo y las relaciones humanas las que nos determinan y nos convierten en traidores.

Parafraseando a Gandhi, lo único que nos ayuda a mantener una ética acorde al humanismo es vivir como si fueras a morir mañana y aprender como si fueras a vivir siempre.

*Nancy Guzmán, Periodista y Escritora.

*Título SICNoticias

OPINIÓN: Sigamos en casa. Por Silvio Rodríguez.

CUBA

Sigamos en casa

Cierto, como dijo L. E. Aute, que “el pensamiento no puede tomar asiento”. Por eso siempre doy bienvenida a la inconformidad, que es una puerta hacia el aprendizaje.

Aunque me reservo, como derecho humano particular, el principio de ser crítico incluso con ideas aceptadas comúnmente como “buenas”. Por eso disculpen si no me fío de voces que aparentan rebeldía, porque me parece que también expresan la enajenación que provoca lo inédito de esta situación que, para salvarnos, nos limita.

El coronavirus empezó como un pegador insólitamente fuerte. Por eso ante su violencia el instinto fue cubrirse, sin chistar. Ahora, tras varias semanas de confinamiento, empiezan a aparecer voces que cuestionan la precaución, incluso vinculando la cautela con retrocesos en conquistas sociales como la libertad. Como si el principal inconveniente de la pandemia fueran las medidas de los gobiernos para mantener a la gente en sus casas. Como si un virus tiránico se hubiera adueñado de las voluntades dirigentes de todo el mundo. A esta tendencia del pensamiento actual no sé si llamarle épica, temeraria o delirante.

Señalan mucho de donde vino el virus, y con él las medidas de enclaustro para combatirlo, medidas que vulneran una suerte de “sentido de libertad occidental”. Y el virus, aunque aún no está claro su verdadero origen, casualmente vino del país al que los más ricos del mundo declararon una guerra comercial no hace mucho.

Los ricos son los que menos soportan el confinamiento, porque son los que más tienen que perder. Los pobres ahora mismo están dando guerra para no carecer de lo poco que tenían.

Por eso no puedo evitar conectar las aparentemente elevadas ideas sobre las libertades que ahora surgen con el deseo de los ricos. Y como los ricos saben bien el beneficio que les espera si se cuidan, dudo mucho que ahora mismo se atrevan a ejercer esa libertad que lloran.

Dios (la sensatez, el espíritu de supervivencia o lo que sea) nos libre de ideas que inciten a la especie –no la plaga– a un suicidio masivo.

Los que no seamos imprescindibles afuera, sigamos en casa.

Y que vivan los médicos, el personal de la salud, y todos los que trabajan ahora mismo para sostener la vida.

FUENTE:

https://segundacita.blogspot.com/2020/04/sigamos-en-casa.html?fbclid=IwAR1KkG8NapET8KdgGhAE7Uprj6lBK8NwA7gLr_apjIgSnm8f7_rG1_iBDrI

OPINIÓN: El COVID19 y reclusión. Por *Santiago Montenegro, Preso Político cárcel de Talca.

santiago

Es evidente que las cárceles chilenas no están preparadas para evitar que los internos ni los funcionarios se contagien con el virus COVID-19 y, menos aún, controlar su avance y consecuencias en la vida de las personas una vez contagiadas.

Si no se toman medidas drásticas e inmediatas para la liberación de un importante número de personas, solo es cuestión de días que este virus, que puede ser letal, se masifique en los recintos penitenciarios: cárceles superpobladas, falta de personal médico, insuficiente tecnología y medicamentos hacen que las prisiones se conviertan a lo largo del país en campos de cultivo ideales para la replicación y sobrevida del virus que sembrará el caos al interior de sus muros con miles de contagiados y que luego volverá al exterior, tal vez más fortalecido, provocando una suerte de nueva ola de contagios.

El hacinamiento se manifiesta con celdas en las cuales los presos duermen amontonados, algunos en el suelo, sin contar en su interior con baños ni lavamanos; espacios en los cuales los internos se ven obligados a hacer sus necesidades biológicas de evacuación en botellas y bolsas que se deben tener en las celdas durante las 16 horas que, en promedio, permanecen encerrados.

Está claro que las recomendaciones de organismos internacionales y nacionales en los ámbitos de Salud, Justicia y Derechos Humanos son ignoradas, demostrando que fiscales, jueces y ministros actúan solo ante hechos consumados. La comodidad y displicencia de estos funcionarios públicos que rechazan, en la práctica, las solicitudes de modificar la prisión preventiva por otra medida cautelar, solo confirma ese diagnóstico.

                          Santiago1

Santiago2

La experiencia, el sentido común y humanitario en cuanto a que la única forma de controlar el contagio y mortalidad en las cárceles es reduciendo su población aún no tiene eco en las resoluciones judiciales,especialmente en las de regiones: Los fiscales y jueces prefieren seguir aumentando la presión de esta bomba de tiempo antes que privilegiar la vida de los reclusos, gendarmes y la de todos quienes les rodean.

Por todo lo anterior, creo que se debe ejecutar ya la liberación de los detenidos que cumplan uno o más de estos requisitos:

  1. Hombres y mujeres mayores de 55 años: que permanezcan detenidos personas mayores a ese límite etario no tiene sentido en un país donde la población penal es en forma abrumadora y mayoritariamente joven.
  2. Todos los reclusos con enfermedades crónicas que no hayan participado en delitos de lesa humanidad ni violaciones.
  3. Todas las mujeres embarazadas o con hijos lactantes.
  4. Reclusos con irreprochable conducta anterior.
  5. Presos a quienes se le fijen audiencias fuera de los plazos legales, de otra forma es cargar sobre las personas detenidas las consecuencias de esta pandemia que angustia a la población mundial. Recordar, además que la presunción de inocencia en cada caso de prisión preventiva es un pilar del Derecho en nuestro país.

*Santiago Montenegro M.

Abogado

Magíster en Derecho Penal y Procesal Penal

Ex Preso Político FPMR

Cárcel Pública Temuco 1986

Penitenciaría – Cárcel Pública Santiago 1987 – 1990

Actualmente detenido en Cárcel de Talca acusado injustamente de formar parte de una asociación ilícita para asaltar bancos.

30M Jornada de Indignación Popular: ¿Marcará inicio de recuperación de la lucha popular? Por *E.Guíñez M.

por el fin de lbasta ya

Como no se advertía desde hace tiempo, diversas organizaciones sociales y de trabajadores,  han confluido en un llamado conjunto a la ciudadanía para expresar de manera activa la creciente indignación que se ha estado, incubando producto de los actos de corrupción y abusos que desde el poder se ejercen de manera desembozada, a esta convocatoria se han sumado, de manera tímida y tardía, sectores del Frente Amplio que han advertido que no pueden quedarse fuera de este llamamiento a protestar el 30 de mayo en todo el país.

El desmoronamiento de la confianza en las instituciones, la legislación al servicio de los empresarios, la descomposición de la clase política tradicional y el evidente manejo de los medios de comunicación coludidos, que ocultan escándalos e irregularidades cometidas por los representantes de los poderosos, ha producido una sensación de hastío e indignación, de un #BastaYA ! que pareciera estar fusionándose en una reacción colectiva que busca expresar el descontento en las calles, plazas y avenidas del país.

El grupo en el poder, la llamada Mafia Político Empresarial, acompañada de sus cómplices,  al parecer no ha dimensionado lo suficiente, los alcances de la indignación creciente en distintos espacios de la ciudadanía, la respuesta represiva del gobierno en los últimos días no ha hecho más que alentar la necesidad de enfrentar, colectivamente, la situación.

Es interesante el constatar que, desde la base, en distintos lugares del país, organizaciones y personas se han organizado para participar, de múltiples formas, en la jornada del 30 de mayo, tomas en colegios, liceos y universidades, llamados a marchas, protestas, cacerolazos, mitínes, etc. se han multiplicado en los últimos días, teniendo como caja de resonancia las redes sociales que han masificado, gracias a su alcance, el llamado que hicieran organizaciones como la Coordinadora No+AFP, FENPRUSS, Colegio de Profesores, Ukamau, ANEF, CONFECH, entre otros.

La pregunta que cabe ¿Será este el inicio de la recuperación del protagonismo popular en la lucha contra el modelo neoliberal?

Es de esperar que sí sea un hito y se logren aunar voluntades dispersas hasta ahora en un solo y potente movimiento social y político que arrincone al gobierno y al sistema neoliberal que representa y defiende, que obligue a los partidos políticos de izquierda a situarse del lado del pueblo y la ciudadanía que ya no soporta más este estado de cosas y se avance en las demandas más sentidas, por las que se viene luchando por ya demasiado tiempo, como es una Asamblea Constituyente para una Nueva Constitución, el fin de la AFP por un sistema de seguridad social de reparto y solidario, por la salud y la educación como derechos sociales,  por la autonomía de los pueblos originarios,  por el fin a la violencia de género y por el feminismo, por la soberanía nacional y tantas otras demandas postergadas.

Seguramente, desde el poder se ninguneará la convocatoria, siguiendo el libreto conocido, los medios de comunicación adictos al régimen no darán cuenta de lo que ocurra y a lo más magnificarán eventos violencia que pudieran ocurrir, como siempre buscando criminalizar la movilización y atemorizar a las personas.

Es claro que con este llamado no se pondrá en jaque al poder, su valor si se sabe interpretar, radica en que podría ser el inicio de un movimiento que, con los meses, crezca hasta convertirse en una marea incontenible, no es el tiempo para impacientes ni para pesimistas, es el tiempo para organizar, unir y convocar, es el tiempo para que con creatividad y audacia sepamos mantener la llama que se ha encendido este 30 de mayo, alimentarla y conseguir que se convierta en una hoguera, fuego sanador con el que finalmente se limpie nuestro país de tantos farsantes,  oportunistas, delincuentes y saqueadores que tienen a la mayoría en la miseria.

Es de esperar que las fuerzas de izquierda sepan leer este momento y tengan la capacidad de plegarse y colaborar con el fortalecimiento de esta marea que comienza a embravecerse, el FA debiera acompañar este momento desde lo político sin intentar ni conducirlo ni apropiárselo, aquí deberá demostrar si tiene la suficiente madurez y sabiduría para aquello.

Basta que el movimiento social y de trabajadores, más los movimientos políticos de izquierda sean capaces de ponerse de acuerdo en, digamos, 10 puntos fundamentales para que hagan temblar al gobierno y al Estado neoliberal que nos aprisiona, esta jornada de indignación podría ser inicio de algo mayor, para evitar que  se quede en lo episódico, se requiere del sentido unitario y la grandeza de los distintos  liderazgos que hoy existen en las organizaciones y movimientos, políticos y sociales que resisten al sistema, quizás hoy se abre la ventana que refresque con un viento de esperanza los anhelos de millones de chilenos y chilenas por cambiar las cosas, ojalá no se deje pasar la oportunidad.

*Edgar Guíñez M.

Director SICNoticias

Sinvergüenzópolis, país con vista al mar atendido por sus dueños. Por *Edgar Guíñez M.

pais2

Describir Sinvergüenzópolis, conocido en los bajos fondos como Chile, no es una tarea difícil, no se requiere gran perspicacia ni un espíritu critico tan desarrollado para advertir los rasgos característicos de un territorio que incluso a perdido el pudor y la vergüenza, hoy por hoy, no hay interés en ocultar la corrupción y la ausencia de escrúpulos en el manejo de una nación, la descomposición de las instituciones, públicas y privadas, parece ser parte de un diseño destinado a naturalizar el desparpajo, el descaro, la vulgaridad y la desfachatez, para facilitar aún más el saqueo de lo poco que va quedando de este paisito con vista al mar, atendido a veces por sus dueños directamente, y otras veces se permiten también administradores que lo hacen en nombre de sus propietarios, a eso le llaman alternancia en el poder.

Son demasiados lo ejemplos para mostrar la verdadera esencia de Sinvergüenzópolis, aquí les dejo una breve lista de ellos y los invito a agregar lo que consideren necesario, las posibilidades para aportar sobran.

En Sinvergüenzópolis, el presidente es un estafador, mentiroso compulsivo, mediante el uso de influencias no paga las contribuciones de su casa de veraneo y ostenta una playa privada cuya figura legal no existe. Los policías y militares son ladrones, el actual Ministro de Justicia protegió a una secta de pedófilos y fue nombrado Ministro de Cultura alguien que, en un libro de su autoría, negó las violaciones a los derechos humanos durante la Dictadura Cívico-Militar, reconocidas a nivel mundial.

En Sinvergüenzópolis, el Ministro de Hacienda, millonario, utiliza fondos del estado para reunirse con sus compañeros de curso en el extranjero y la Ministra de Transportes miente abiertamente sin que pase nada, el Ministro de Salud, que tiene acciones en empresas de informática impulsa, casi como única iniciativa, un millonario Hospital Digital. Quien ocultó pruebas fundamentales para la investigación del asesinato de un ex presidente es nombrado Subsecretario del Ministerio de salud y el partido de la víctima usa la situación para negociar con el gobierno posiciones de poder e influencia.

En Sinvergüenzópolis, es canciller un mediocre escritor cuya principal característica es haber traicionado una y otra vez sus convicciones, por ansias de figuración y poder, a tal extremo que no ejerce su cargo en el cual aparece como un figurín sin mando y sin agenda.

El Congreso Nacional de Sinvergüenzópolis, símbolo de la democracia, permanece rodeado por rejas y protegido por un fuerte contingente policial, adiestrado para impedir que la gente se acerque, en él convive la corrupción, senadores condenados y otros formalizados por diversos delitos, la impunidad ante numerosas transgresiones a la ley es total, el Senado no cumple órdenes judiciales y los diputados no declaran su patrimonio, aunque la ley lo obliga.

Hay un senador que declaró a los medios de comunicación haber visto fotos de un enfrentamiento que nunca existió y se nombra secretario de la corporación a un Fiscal en ejercicio que lleva casos contra senadores y que ha señalado que será un muro que los blindará, por cierto, recibirá un sueldo multimillonario por sus servicios.

El poder judicial es investigado por redes de corrupción en Sinvergüenzópolis y fiscales se acusan mutuamente de tráfico de influencias y otras irregularidades, es de conocimiento público que la justicia en este territorio es una para los ricos y poderosos, y otra para los pobres y desamparados, el hijo de un poderoso, bajo los efectos del alcohol y quien sabe qué más,  puede matar a un transeúnte y salir libre de polvo y paja y su padre ser panelista de un programa de análisis político en un canal estatal. Aquí ocurre que mientras la iglesia católica se desmorona producto de los escándalos por abusos sexuales y el encubrimiento de la jerarquía,  el Ministerio Público firma un convenio con los investigados para que “colaboren” en las indagaciones, ha sido anunciado que este acto será aprobado por el gobierno de los sinvergüenzas.

Ministro del Interior miente descaradamente sobre el asesinato, por parte de la policía, de un mapuche, este personero es sorprendido en la mentira, incluso comparece ante la Cámara de Diputados para explicar lo inexplicable, miente nuevamente ante el país, tiempo después se descubre su intervención para influir en investigaciones judiciales a favor de un alcalde corrupto y, como se trata de Sinvergüenzópolis, sigue en su puesto como si nada.

Los medios de comunicación son otra de las particularidades de Sinvergüenzópolis, acomodan los contenidos en base a la agenda política de los mandamases y si es necesario tergiversar, mentir para manipular a la opinión pública, lo hacen sin escrúpulos. Avalan los montajes policiales para criminalizar la protesta social y son obsecuentes al poder, claro su propiedad está en pocas manos y básicamente son los mismo que gobiernan. Hay una radio que se declara “independiente” y sin embargo trabaja en conjunto con una de las cadenas extranjeras que promueve golpes de estado en naciones soberanas y en lo interno editorializa contra todo lo que signifique el reconocimiento de derechos a las grandes mayorías, es una emisora influyente que en el contexto de Sinvergüenzópolis tiene una de las más altas sintonías.

El sistema de “seguridad social”, tanto de salud como de pensiones, es una de las estafas más notorias de Sinvergüenzópolis, en las mismas manos, básicamente, de quienes son los dueños de los medios de comunicación, están los fondos de las y los trabajadores, la inmensa mayoría de ellos con sueldos de hambre y condiciones laborales indignas deben cada mes destinar fondos a las AFP y salud para recibir de vuelta prácticamente nada, mientras los supermillonarios que trafican y especulan con esos dineros obtienen mega ganancias consagrando así el robo institucionalizado de los fondos de las y los trabajadores.

Sinvergüenzópolis, es una sociedad pujante, los niveles de descomposición y corrupción crecen geométricamente, donde el “Cambalache” de Santos Discépolo queda como canción de cuna,  hasta ahora no hay fuerza que le ponga atajo a esta situación, mientras el país se hunde, las grandes mayorías permanecen impasibles e incluso en algunos momentos avalan el despojo y la  sinvergüenzura desatada, quienes podrían instalarse como alternativa para recuperar la decencia, el decoro y la dignidad se pierden en querellas intestinas y traicionan la leve esperanza que las y los chilenos que permanecen honestos ha depositado en ellos.

El  magnetismo de Sinvergüenzópolis es fuerte, afincado en el ego desproporcionado, la avaricia, la ambición desmedida y el ascenso social a costa de otros, sumado a la ausencia de escrúpulos es difícil de combatir, sin embargo ahí está el desafío para quienes soñamos con un país distinto, donde valores como la colaboración, la solidaridad, el humanismo sean instalados para el bien de las futuras generaciones y donde la existencia de Sinvergüenzópolis no sea más que una pesadilla que quedó en el pasado.

*Edgar Guíñez M es Director de SICNoticias.

OPINIÓN:Qué pasa con la Coordinadora NO+AFP de Valparaíso. Por Edgar Guíñez M.

afp

Sorpresa y molestia en varios de las y los asistentes a la marcha por el fin del sistema de capitalización individual en Valparaíso produjo,  el discurso sectario y agresivo, durante el tradicional acto final,  de algunos de los que hicieron uso de la palabra, esto  causó que un número importante de participantes, que ya eran pocos,  se fuera de las inmediaciones del Parque Italia, conocido popularmente como Plaza del Pueblo, donde se efectuaba el acto de cierre de la marcha convocada por la Coordinadora NO+AFP.

Una de las características fundamentales del movimiento NO+AFP ha sido su amplitud y transversalidad, eso le permitió instalarse como un movimiento social de importancia capaz de convocar a cientos de miles para participar en marchas, plebiscitos y otras formas de protesta para empujar al Estado a cambiar el actual sistema de pensiones privado que condena a la miseria a nuestros jubilados y jubiladas, en ello Valparaíso, siempre, hizo una especial contribución por su masividad y organización.

Lo observado en el escenario de Valparaíso este 31 de marzo, distó mucho de eso, la utilización de un discurso ochentero, cargado de consignas y vacío de contenido parece estar cansando a las y los adherentes al movimiento, no me refiero al activo político y social que siempre está presente y que en número de algunos cientos se mantuvo hasta el final aplaudiendo cada una de las intervenciones, son los otros y otras que no estuvieron o que se fueron los que deben preocuparnos.

Llamativo aún, fue el uso de los micrófonos para destacar la presencia de algunos referentes, al parecer más cercanos ideológicamente a quienes tienen hoy la conducción de la coordinadora en Valparaíso, en desmedro de otros que estando presentes no fueron mencionados ni saludados, mostrando una faceta sectaria que no se había advertido tan claramente en el pasado, también se marcó una línea entre los que partieron antes y lo que se sumaron después a la coordinadora, estableciendo una diferencia que no ayuda para nada a que nuevos actores se vayan plegando a un movimiento que en general ha ido mostrando algunos signos de agotamiento que, para ser superados, requieren entre otras cosas un visión unitaria y acogedora que allane el camino para recuperar la masividad e influencia que se necesita para empujar los cambios, nada de eso advertimos en la Plaza del Pueblo este domingo.

Fuimos testigos de un llamado desde el escenario a expulsar, incluso violentamente,  a un parlamentario de la ex Nueva Mayoría que se encontraba presente, la demostración de lo desenfocada que está la actual conducción de la coordinadora en Valparaíso es que dicho llamado tuvo cero eco, al contrario provocó que algunos asistentes se acercaran a solidarizar con el legislador que se mantuvo sin problemas hasta el final del acto.

Es hora que quienes pretenden conducir  el movimiento en la ciudad puerto se pregunten si van por buen camino, parece ser que la estrategia de utilizar el movimiento social como plataforma para estrategias políticas particulares, por muy legítimas que sean, no está dando resultado y lo que está produciendo es el debilitamiento acelerado de lo que ha costado tanto construir.

Debiera producirse una fuerte autocrítica por la evidente baja convocatoria, si bien es cierto a nivel nacional se salvó la situación, en Valparaíso fue penoso constatar la baja participación y la evidente ausencia de sentido unitario y transversal de los organizadores.

Los participantes en distintos movimientos culturales, políticos y sociales deben preguntarse si es correcto y legítimo dejar morir, en Valparaíso,  un movimiento  tan esperanzador y motivador, que ha puesto en cuestión un pilar estratégico del sistema neoliberal que campea en Chile.

La miseria que provoca el sistema de AFP afecta por igual a gente de izquierda y derecha, personas con y sin partido, a hombres y mujeres …a todos y todas por igual y no se debe seguir permitiendo que siga siendo instrumentalizado para otros fines distintos a los que han inspirado la lucha por el fin de las AFP’s, no sólo porque no es correcto, sino que principalmente porque se deslegitima una herramienta que es vital para golpear al sistema donde más le duele, cuestionar, golpear, debilitar y reemplazar el modelo privado de pensiones es golpear el corazón del neoliberalismo y sus políticas financieras y económicas que los sostienen, eso no lo hacen grupos sobre ideologizados que con su accionar causan más daños que beneficios y finalmente se convierten, al dividir, atomizar y desorganizar, en funcionales al sistema que dicen querer cambiar.

La demanda por el fin de las AFP’s está plenamente vigente y es cada vez más urgente, existen propuestas serias para su reemplazo por un sistema solidario, se necesita dejar atrás los sectarismos y los ideologismos obtusos para recuperar la unidad y la masividad del movimiento, miles de chilenos y chilenas lo necesitan porque la miseria o ya la viven o está a la vuelta de la esquina, la mafia política empresarial le teme a la demanda por el fin de la AFP’s y ha desplegado su poder y su dinero para impedir que avance más, por favor no les facilitemos la tarea.

Por Edgar Guíñez M.

Director SICNoticias.