Archivo de la categoría: Editorial

Carrascal boca abajo, una novela político-policial situada en los años 30′ de increíble actualidad. Por Edgar Guíñez M.

claudio

He concluido la lectura de “Carrascal boca abajo”, cuyo autor Claudio Rodríguez Morales (1972) se considera asimismo como periodista de circunstancia con ínfulas de historiador y escribidor,nos entrega esta apasionante novela centrada en el crimen que costó la vida, en diciembre de 1932,al periodista Luis Mesa Bell, suceso que vincula el ejercicio del periodismo de investigación y denuncia, el asesinato político y la persistente impunidad histórica de los sicarios vinculados al poder.

Rodríguez Morales, con maestría nos sitúa en el Santiago de los años 30 del siglo pasado, logra describir a través de sus personajes, algunos reales y otros ficticios, la atmósfera de aquellos años, nos muestra los entresijos de una historia cuyos elementos relevantes permanecen en el olvido o la oscuridad y cuya sombra se ha extendido a través de los años hasta nuestros días, nos muestra a través de una pluma a la vez comprometida y distante el ejercicio desenfrenado del poder amparado en “cocinas”, colusiones, corrupción, montajes e impunidad que, tal como ocurría en la década de los 30, se manifiesta en nuestros días.

En la novela Carrascal Boca Abajo, a través de capítulos breves que facilitan la lectura rápida, se nos va contando la historia que fatalmente, al estilo de Crónica de una muerte anunciada del colombiano Gabriel García Márquez, nos conducirá hasta el asesinato de Mesa Bell, hecho histórico que efectivamente sucedió y que tuvo como objetivo acallar a un periodista que tuvo la “imprudencia” de ir muy lejos en la investigación de la desaparición y asesinato del profesor comunista Luis Anabalón en Valparaíso en 1932, otro periodista sería asesinado en circunstancias similares en el año 1986, se trata de José Carrasco Tapia, editor de la Revista Análisis, que fue secuestrado, golpeado y baleado por agentes del estado en el marco de la feroz dictadura cívico-militar que  se instauró en Chile en 1973.

El crimen del joven profesor Anabalón, que se cruza con la historia de Mesa Bell, también guarda similitudes con el pasado reciente, se usó en aquella  época la práctica de “fondear” en el mar  el cadáver, con la intención de ocultar el asesinato y simular la desaparición voluntaria del militante comunista , en el Chile de la dictadura a las víctimas se le arrojó al mar desde helicópteros con la misma deleznable intención que tuvo Alberto Rencoret, hombre fuerte de la Policía Política de aquellos años,  una especie de Mamo Contreras de inicios del Siglo XX.

Rodríguez Morales logra, a medida que el lector va pasando las páginas, por un lado, introducirlo en el Santiago de los años 30’ y por otro en la ansiedad de conocer los detalles de lo que ya se sabe que ocurrirá, pero la curiosidad y la ansiedad de enterarse, a través de los relatos, informes, cartas y reflexiones de los diversos protagonistas la manera en que ocurrió, el desenlace, hace que cueste suspender la lectura.

Un momento esencial de la novela lo podemos apreciar en la página 171, que abre el capítulo que describe el encuentro el Bismarck López y Pablo Ramírez, el primero Jefe de la Policía de Santiago y el segundo oscuro operador político, allí de manera magistral, entre la atmósfera del encuentro y los diálogos que se cruzan, queda revelada la forma en que opera el poder en aquellos espacios que no vemos, que nunca veremos, y es donde se decide lo importante, en los subterráneos del poder al decir de Galio Bermúdez, el inolvidable personaje que da el título a la novela del mexicano Héctor Aguilar Camín “La Guerra de Galio”

Las analogías entre el pasado y el presente y las enseñanzas que se pueden extraer de esta constatación son manifiestas, por tanto, es una obra recomendada para los amantes de la buena literatura y que, ciertamente, debieran leer los interesados e interesadas en el periodismo, la política y el poder.

A la literatura se le atribuyen incontables valores positivos, en este caso cumple a cabalidad con lo que se espera de una buena novela político-policial, es atractiva, interesante, maneja con acierto los tiempos y los lenguajes, así como  el misterio, la aventura y a ratos el humor, pero además en este caso se consigue abrir la curiosidad que lleva a intentar ir más allá y conocer la historia y las circunstancias que permitieron este relato que juega de manera extraordinaria con la realidad y la ficción, tal es así que un lector no avisado podría creer que la novela fue escrita allá por los años treinta y que esta no sería más que una recreación.

Carrascal boca debajo de Claudio Rodríguez Morales es un recordatorio que la historia no comienza ni termina con nosotros y nosotras.

Carrascal boca abajo, 1ra. Edición, Das Kapital Ediciones, 2017.

Por Edgar Guíñez Matamala, Director SICNoticias.

Fotografía: Claudio Rodríguez Morales.

CON RESPETO: Respuesta a Gabriel Boric sobre Derechos Humanos. Por Margarita Labarca Goddard*

Derechos-humanos

RESPUESTA A GABRIEL BORIC SOBRE DERECHOS HUMANOS.

Mira, compañero Boric, perdona que te tutee, pero soy una anciana y tú eres joven, te veo como si fueras mi nieto y te veo de buena fe. Yo soy una persona anónima y tú eres diputado. Pues en primer lugar te quiero decir que concuerdo contigo en que los derechos humanos son universales; he trabajado en esa materia en México durante unos 20 años. Pero pienso que en Chile, toda apreciación al respecto debe comenzar por Chile y terminar por Chile. Lo que ocurrió durante la dictadura lo conozco muy bien porque he visto de cerca cosas que tú no has vivido. Creo que saltar de Chile a otros países cuando se habla de derechos humanos, es escaparse del tema y caer en las trampas de la derecha. Porque lo que ocurre en otros países no estamos en condiciones de juzgarlo sin conocerlo bien. Por ahí hablas de China, pero confieso que no sé muy bien lo que pasa en China. Es un país complejo, con costumbres y un idioma o varios idiomas difíciles, en fin, que no es tan fácil de conocer ni menos de juzgar. Sólo sé a ciencia cierta que han crecido a un promedio de alrededor del 10% o más anual durante mucho tiempo. ¿Se violan allí los derechos humanos? ¿Se explota la mano de obra barata? Es posible, pero no me atrevería a afirmarlo con tanta facilidad. ¿Tú conoces muy bien a China? Pues en tal caso deberías explicar y fundamentar tus dichos.

Pero vámonos más cerca. ¿Se violan los derechos humanos en Nicaragua? Es muy posible y hasta creo que sí. Pero lo digo con mucha tristeza y sin mucha convicción tampoco. Sin mucha convicción porque veo a compañeros de izquierda que tratan de entenderlo y adoptan posiciones diferentes. Lo digo con tristeza porque Nicaragua fue una de las más importantes experiencias revolucionarias en América Latina, que nos alegró y nos conmovió a todos. Cuando digo todos digo a toda la gente de izquierda de mi generación. Los jóvenes de tu generación me parece que no se tocan el corazón al hablar de Nicaragua ni les importa un pepino si se están violando o no se están violando los derechos humanos allí. Lo que quieren es parecer imparciales ante la derecha chilena. ¿Eso importa mucho, tanto como para que nos vengas a dar lecciones de consecuencia?

Y nos vamos a Venezuela. Esto está resultando largo porque yo trato de dar argumentos, y en cambio tú te limitas a hacer afirmaciones, lo que es mucho más fácil. No conozco Venezuela, no he vivido en Venezuela. Pero al mirar las cosas desde fuera me llama la atención que allí esté pasando lo mismo que pasó en Chile durante la Unidad Popular. ¿No hay democracia aunque Chávez y Maduro hayan ganado las elecciones en repetidas oportunidades? ¿Porque fueron fraudulentas las elecciones aunque todos los observadores exteriores dicen lo contrario? ¿No hay democracia aunque los diarios y la prensa de oposición son mayoritarios? ¿Hay desabastecimiento, especialmente en medicamentos? Sí, igual que lo hubo en Chile en tiempos de Salvador Allende. Porque las grandes empresas farmacéuticas se niega a venderles medicamentos y que es difícil comprarlos en otros lados, por ejemplo en Cuba, porque una población de más de 32 millones de habitantes requieren cantidades que en Cuba no se producen. En Chile hubo un gran acaparamiento de mercancías por parte de los comerciantes durante el gobierno de la Unidad Popular. Inmediatamente después del golpe aparecieron las tiendas abarrotadas. No sé si pasa lo mismo en Venezuela, pero puedo suponerlo, así como tú supones que se violan los derechos humanos, sin dar fundamentos. Y por último, me he convencido absolutamente de que el gobierno de Venezuela tiene razón y la oposición es despreciable, al ver el último atentado con drones repletos de explosivos, por medio del cual no sólo se quiso asesinar al presidente Maduro sino a toda la dirigencia revolucionaria que estaba en esa tribuna, a los principales oficiales militares, sin excluir a la familia del presidente y a otros niños que también estaban allí. ¿Tú has repudiado debidamente este intento de asesinato masivo? No lo sé, pero espero que sí.

Y me voy a Cuba. Quiero ser más corta ahora. Porque yo viví seis años exiliada en Cuba con mi familia y la conozco bien. ¿Has vivido en Cuba? No lo creo, supongo que has ido de visita. Dices que en Cuba se violan los derechos humanos porque no hay libertad de expresión. Te equivocas, sí que la hay. Cualquiera puede criticar lo que quiera y decir lo que quiera y no le pasa nada. ¿No hay diarios de oposición? Claro que no, no se permiten. ¿Y por qué no se permiten? Me extraña que no te hayas dado cuenta, pero Cuba es un pequeño país sin mayores recursos, que se encuentra en guerra contra la potencia más poderosa del mundo, la más poderosa tanto económica como militarmente. Todo el mundo sabe que Cuba está bloqueada por los yanquis, que no comercian con ella ni la dejan comerciar con ningún otro país. Todo el mundo sabe que se hicieron cientos de intentos de asesinar a Fidel Castro, y que los trataron de invadir en Playa Girón. No te digo más para no alargarme. En suma, ¿Esa guerra la inició Cuba? No, la iniciaron los yanquis y la han continuado hasta ahora. ¿Un país en guerra debe permitir periódicos del enemigo? ¿En Inglaterra de permitían periódicos de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial? ¿Y dices todavía que no se respetan los derechos humanos en Cuba? ¿El único derecho humano que conoces es que haya un diario de oposición? Pues fíjate que hay mucho otros derechos humanos que no sólo se respetan en Cuba, sino que se aplican: el derecho a la salud, el derecho a la educación, el derecho al trabajo y muchos más. Hay tribunales laborales para dirimir cualquier conflicto de este tipo, te lo puedo asegurar porque trabajé seis años en el Ministerio del Trabajo y los conocí. También hay tribunales penales para casos de faltas o delitos. Conocí a un compañero que era abogado y había trabajado en el mismo ministerio que yo. Lo ascendieron a formar parte de un bufete colectivo que son los que atienden y asesoran al pueblo, sin costo. Pues este hombre se apropió indebidamente de algunos fondos del bufete. Lo descubrieron, lo juzgaron y lo condenaron. ¿Lo metieron preso diez años, lo fusilaron? No, sencillamente lo hicieron devolver el dinero a plazos, lo destituyeron de su puesto y le dieron otro más malo. Es que este tipo de delitos son muy raros en Cuba. Quizás fue una sanción muy leve, pero así fue. ¿Todo es perfecto allí? Claro que no ¿Qué país, qué gobierno es perfecto? No te voy a hablar de la solidaridad, de la generosidad del pueblo cubano, puesto que ese no es el tema ahora. Pero si quiere saber cómo es Cuba, lo puedes averiguar fácilmente. No es como China, hay mucha in formación disponible en internet en castellano o si prefieres, en inglés.

Pero compañero, cuando se hable de derechos humanos, habla de Chile, con eso es más que suficiente. Tantos y tantos horrores se cometieron en Chile, muchos están todavía impunes y muchos otros ni siquiera se conocen. Para mí el peor es la tortura, porque como dijo Jean Améry, “La tortura es el acontecimiento más aterrador que un hombre puede guardar en su interior”, y que “Aquél que ha sido torturado permanece torturado”. Y trata de conocer y de entender a esas mujeres que siguen escarbando en el desierto de Atacama para encontrar un huesito de sus hijos.

Más vale que hables de Chile y no te dejes arrastrar a hablar de lo que no sabes. Demasiados dolores, demasiada desolación tenemos todavía que saldar. Es mejor hablar de lo que todos sabemos o deberíamos saber.
Saludos, Margarita Labarca Goddard.

NOTA. Texto extraído del muro de facebook de la autora.

Incendio en Valparaíso: ¿Quién miente? Intendente Celis afirma que no recibió carta de Castro pidiendo ayuda.

El 14 de febrero un gigantesco incendio estremeció a Valparaíso y al país, centenares de viviendas en los cerros Rodelillo y Placeres fueron consumidas por las llamas.

En los primeros momentos, la principal tarea fue ir en auxilio de los damnificados, desatándose una ola de solidaridad liderada, principalmente, por estudiantes y jóvenes voluntarios. Tras las toneladas de ropa y alimentos reunidos y los consecuentes anuncios gubernamentales para solucionar la situación comenzó a surgir la inquietud por las responsabilidades asociadas a la tragedia.

SICNoticias.cl el 16 de febrero, sólo dos días después del incendio, publicó, en exclusiva, un informe  en que se señalaba  que las autoridades de la región estaban al tanto de que podía producirse una tragedia y que  no se habían adoptado las medidas para evitarla. (http://rcu.cl/ape).

Así lo consignó el acta N° 1, del 12 de diciembre de 2012, en la que el Jefe de Emergencia del municipio porteño, alertó sobre el atraso en el despeje y limpieza de quebradas, que a esa fecha alcanzaba a un 5% o 6% del total que debía hacerse. Todo se explicaba en la falta de recursos.

En tanto, el ex Concejal Manuel Murillo, anunció, el 15 de febrero,  a través de la redes sociales que a fines de diciembre el Alcalde (UDI) Jorge Castro, había mandado una carta al Intendente Regional Raúl Celis (RN), solicitando recursos frescos para solucionar el problema de limpieza en las quebradas de los cerros porteños donde anticipaba, además, la posibilidad de la tragedia.

manuel murillo4

Mediante este expediente, Castro, deslindaba responsabilidades en la intendencia regional por lo ocurrido.

Pues bien, en la sesión ordinaria del Consejo Regional de Valparaíso, efectuada el 28 de febrero de 2013 y que preside el Intendente Celis, mientras se tocaba el tema del incendio, uno de los consejeros regionales le consultó respecto de la real existencia de la carta en cuestión, este respondió que no le constaba haber recibido ninguna carta del alcalde.

Así aparece consignado en el acta, N°607, de dicha reunión, exactamente en la página once, abriendo la interrogante de quién miente respecto de este tema.

Si la misteriosa misiva no existe, cuál podría ser la motivación de Murillo para aseverar su existencia.

Si es verdad que el Alcalde de Valparaíso solicitó, por escrito, como afirma Murillo tener incluso copia de la carta, porqué razón el Intendente se atreve a negarlo.

Lo cierto es que las preguntas sobre las responsabilidades institucionales en el incendio que conmovió al país siguen sin ser respondidas. Nada se conoce sobre eventuales investigaciones que debieran estar en marcha por el nulo funcionamiento de los grifos, la responsabilidad de ESVAL al respecto y también del municipio que, a sabiendas del peligro que se corría no adoptó las medidas que correspondían para evitarlo.

Tampoco se ha profundizado en el rol fiscalizador de servicios implicados en la fiscalización de la constructora que aparece como responsable del incendio, focalizando la responsabilidad en un humilde trabajador, que por obra y gracia del tiempo transcurrido también ha salido del foco público.

Son cientos los millones de pesos de todos los chilenos que el Estado ha debido invertir para ir en auxilio de los afectados, sin embargo, quienes debieron, en su calidad de autoridades, prevenir la tragedia hoy están interesados en otros temas, de las visitas a los cerros siniestrados, de los focos y las luces queda poco o nada y los pobladores deben arreglárselas solos para enfrentar el futuro.

 Edgar Guíñez

Comunicador autodidacta.

logo sic cuadrao

 

 

El día del asedio a la sede de la ANEF de Aysén. Por Edgar Guíñez.

En los primeros meses de 2012, se desató una inédita movilización regional en la Patagonia que conmovió a Chile entero, el arrojo de los habitantes de la Región de Aysén, agrupados tras la consigna “Tu problema es mi problema” abrieron las compuertas de la movilización ciudadana que hasta entonces se había remitido casi exclusivamente a los estudiantes, que desde 2011 habían instalado el tema de la educación.

El gobierno derechista de Piñera, fiel a su tradición, intento aplastar el movimiento con la  más cruenta represión conocida en los últimos años, envió decenas de destacamentos de elementos de la policia militarizada que, actuando como fuerza de ocupación, con inusitada brutalidad, castigaron a las y los pobladores, trabajadores del campo y la ciudad, pescadores artesanales y funcionaron públicos.

Intentaron desatar el terror sobre la base de la más masiva violación a los derechos humanos de millares de personas que pacíficamente pedían ser oídos por el poder central.

Lo que no estuvo en la planificación de los represores, encabezados por el entonces Ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter, fue la decidida respuesta de los patagones y patagonas, que no sólo resistieron las embestidas policiacas, sino que infringieron una de las más notables derrotas políticas y morales al gobierno, que no pudo contener lo que  parecía una verdadera sublevación popular y finalmente, obligado por las circunstancias,  ordenó retirar las fuerzas policiales de ocupación y abrir un diálogo, que en su momento fue leído como un triunfo del pueblo organizado y unido, los entresijos del poder se encargarían posteriormente de desactivar el fervor ciudadano, cooptar unos cuantos dirigentes y hasta el día de hoy postergar las demandas que motivaron la movilización.

Sin embargo,  la experiencia ganada, y el ejemplo dado por el Movimiento Ciudadano Tu Problema es mi Problema trascendió las fronteras patagónicas instalándose en el resto del país como una forma de hacer valer las inquietudes ciudadanas, así fue como en el curso de 2012 vimos nacer, en distintos lugares del país potentes movimientos ciudadanos que tomaron en su manos la  búsqueda de solución de sus demandas, inspirados en el ejemplo que había dado la ciudadanía de la patagonia.

Distintos actores sociales fueron claves en el movimiento de la Región de Aysén, ciertamente los pescadores artesanales de Puerto Aysén que dieron el vamos a la protesta con la ya mítica quema del bote en las puertas de la Intendencia Regional y la posterior conquista y defensa del Puente Ibañez que fue todo un símbolo del coraje y valentía de los Ayseninos.

También jugó un papel relevante la Radio Santa María y su equipo de trabajadores de la comunicación, entre los que descolló el papel jugado por la comunicadora Claudia Torres, que fue capaz de articular a través de la ondas radiales el movimiento y crear un espacio de dialogo y transmisión de los avatares del virtual levantamiento que ocurrió en la región.  El trabajo de Claudia Torres permitió conocer en todo el país, y más allá de este, lo que estaba ocurriendo en la Patagonia gracias a una inmensa red de radios populares y redes sociales que de manera, improvisaba,  lograron romper el cerco informativo que pretendió ocultar el salvajismo con el gobierno enfrentó al rebelión.

Un factor determinante cumplió la ANEF Regional de Aysén, la organización de los funcionarios públicos logró ocupar un lugar relevante en el movimiento gracias al compromiso de sus dirigentes, encabezados por Julio López, Yéssica Almonacid y Hernaldo Saldivia, entre los más notorios, la sede de la ANEF se convirtió en centro neurálgico de la movilización, allí se hicieron muchas de las más importantes reuniones con todos los actores sociales en  que se adoptaron relevantes decisiones para llevar adelante el movimiento y el local sirvió prácticamente de sede de la rebelión.

En este contexto es que se produce el 20 de marzo uno de los sucesos más luctuosos de la intensa movilización, el desembarco en Puerto Cisnes de un nuevo contingente de ocupación desató la ira de los patagones que, donde pudieron, con un  heroísmo a toda prueba, a pesar de la indefensión intentaron , desde el mismo desembarco,  detener la caravana represora y evitar que llegara hasta Coyhaique.

SICNoticias, a modo de homenaje a este pueblo ejemplar, reproduce el informe que elaborara para la prensa nacional e internacional, de estos acontecimiento, nuestro Director,Edgar Guíñez, quien por sus propios medios, llegó a La Patagonia para ponerse al servicio de los sublevados y contribuir con su aporte a romper el cerco informativo y dar a conocer al mundo, por una parte el heroísmo de los patagones y por otro la cobardía, atropellos y abusos de la fuerzas policiales enviadas por el gobierno de Piñera.

 

“El Asedio a la Sede de la ANEF Aysén

En horas de esa tarde del 20 de marzo, se conoció la noticia del desembarco de numeroso contingente y equipamiento  de Fuerzas Especiales de Carabineros  en Puerto Cisnes, donde se produjeron enfrentamientos  con la población del lugar.

El convoy policial en el traslado hacia Coyhaique, se enfrentó con pobladores de Villa Amengual y de la localidad de Mañihuales, distante 80 Kms. aproximadamente, de la capital regional de Aysén.

En todos estos casos se trataba de intentos de los lugareños de impedir el paso de la fuerzas policiales cuyo accionar represivo violento, descontrolado y abusivo se extendió por la zona en las semanas previas.

Mientras el destacamento avanzaba hacia Coyhaique, en la ciudad se tomaba conocimiento de esta situación y espontáneamente los pobladores se concentran en el Puente que da acceso a la ciudad, se estima entre dos a tres mil las personas que se dispusieron a no permitir el acceso de las fuerza represoras de triste cometido en los días previos.
Ante esta situación la ANEF Regional Aysén, cuya sede ha sido centro de coordinación de la ayuda a la gente afectada por la movilización, centro de acopio de las campañas solidarias y espacio de reunión de las distintas organizaciones  durante lo que se extiende la movilización del Movimiento Aysén tu problema es mi problema  encabezado por el Movimiento Social por Aysen del que la ANEF Regional forma parte.

Conocida la experiencia de los días anteriores, se dispuso con la colaboración de personal de salud, médicos, enfermeras, parámedicos, la instalación de un centro de primeros auxilios para atender a los heridos que con seguridad se iban a producir, dado lo ocurrido en jornadas de movilización anteriores en las que la brutalidad policial con la utilización de balines disparados al cuerpo, en muchos casos a quemarropa, lanzamiento de bombas lacrimógenas al cuerpo, golpizas, etc. provocó muchas víctimas.
Esta medida obedeció a que en jornadas anteriores quienes acudían a buscar atención al Hospital de Coyhaique eran interceptados y detenidos al llegar al centro hospitalario, incluso hubo denuncias de casos de personas que fueron sacados desde la Atención de Urgencia, mientras esperaban o eran atendidos.

Como se preveía los incidentes se generalizaron en la ciudad, especialmente en la zona centro, donde se levantaron decenas de barricadas, generándose un caos, debido a los enfrentamientos entre manifestantes y carabineros de Fuerzas Especiales de Carabineros,  que hicieron uso de sus medios indiscriminadamente lanzando bombas y balines a casas, patios, jardines y a todo lo que se interpusiera  a su paso.
Paulatinamente comenzaron a llegar personas heridas a la sede para recibir los primeros auxilios, notorio era constatar lesiones en la cara y específicamente en los ojos, que presentaban los heridos, así como personas golpeadas directamente por Carabineros en diversas partes del cuerpo, especialmente piernas y brazos. Un set de fotos corrobora lo señalado.
Durante la jornada se contabilizó la atención de alrededor de 50 personas, la mayoría de las cuales quedaron registradas con el tipo de lesión, nombre y modo de ubicarlas.
También se dispuso para aquella noche la instalación, con voluntarios del área, de un centro de comunicaciones encargado de coordinar las informaciones y distribuir a medios regionales, nacionales e internacionales las noticias que se iban sucediendo minuto a minuto.
Importante decisión fue el de proteger la sede cubriendo ventanales con elementos que impidieran, que en caso de algún tipo de agresión, esta se viera afectada, esta medida se demostró muy útil para la que acontecería posteriormente.

En tanto el área de los enfrentamientos se extendía más allá del centro de la ciudad, acercándose a las inmediaciones de la sede de la ANEF y del Hospital local.
La impresión que tenemos, que por cierto no podemos confirmar, es que el accionar policial, de manera planificada empujaba la manifestación hacia el sector antes mencionado, ANEF, Hospital, lo que hacía que, cuando la represión arreciaba, muchos manifestantes buscaran refugio en la sede  de la ANEF que producto de aquello era asediada por la FF.EE.. lanzando hacia el interior chorros de alta presión desde el carro lanza-aguas y disparos de balines y bombas lacrimógenas, las que no causaron grandes estragos producto de las protecciones instaladas en la víspera de los incidentes.

Esta situación se repitió en varias oportunidades, los dirigentes de la ANEF intentaron vanamente hacer ver a los efectivos policiales de Carabineros la improcedencia de su accionar y que en la sede se encontraban personas heridas que estaban siendo atendidas, que había dirigentes y voluntarios de DD.HH. lo que se respondía con mayor hostigamiento.

En una de esas oportunidades el Presidente Regional de la ANEF Aysén, Julio López salió al exterior de la sede, con los brazos en alto a pedir una vez más el fin del asedio, en ese momento se le abalanzaron 4 efectivos de FF.EE. quienes comenzaron a propinarle una feroz golpiza con bastones y golpes de pies y manos, no hubo ningún intento de detenerlo, la intención, como se ha denunciado en muchos otros casos, era la de causar daño físico a la persona del dirigente por la vía de una agresión fuera de la ley y de los procedimientos civilizados con los que se supone debe actuar la policía. De no mediar la reacción de un grupo de personas que alertadas de la situación que se enfrentaron a estos efectivos logrando quitarle al dirigente la situación podría haber sido mucho más grave de lo que efectivamente ocurrió.

Esto fue denunciado durante la misma noche mediante conferencia de prensa y al día siguiente Julio López acudió a constatar lesiones y presento la correspondiente denuncia ante la fiscalía militar.

En otro incidente ocurrido en el lugar un efectivo de FF.EE. de Carabineros amenazó de muerte a dos observadores de Derechos Humanos que se encontraban cumpliendo su función en la afueras de la sede sindical, según denunciaron, el policía junto con insultarlos y amenazarlos hizo ademán de desenfundar su arma de servicio, agregaron que esto se dio cuando el policía fuera de sus cabales pateaba la rejas de un jardín infantil vecino a la ANEF reaccionando de esta manera cuando se dio cuenta que estaba siendo observado por estos voluntarios.

Desde Coyhaique

EDGAR GUÍÑEZ”

 

sic con pagina

 

 

 

Opinión: La inoperancia de las autoridades nuevamente pasa la cuenta a Valparaíso. Por Edgar Guíñez

Nuevamente Valparaíso debe soportar una tragedia que debió y pudo haberse evitado, si es que los responsables, quienes ocupan cargos de representación o funciones pública cumplieran, de manera profesional y eficiente, su labor.

Produce indignación la falta de capacidad de análisis de quienes, para deslindar responsabilidades, centran las causas de la tragedia que afectó a Valparaíso este 14 de febrero, en los pobladores que construyen a orilla de quebrada o que no desmalezan o sacan la basura. Qué argumento es ese, si Valparaíso desde que es Valparaíso ha sido así.

Estos voceros oficiosos de la autoridad, ocupan medios de comunicación, algunos con algún prestigio, para evitar entrar en los orígenes de fondo de estas situaciones que, como siempre, afectan  a los más pobres y vulnerables de nuestra ciudad puerto.

Sólo al pasar se menciona, un elemento principal en la propagación del incendio, la falta de agua en los grifos del sector. Qué responsabilidad tiene la Superintendencia de Servicios Sanitarios en la fiscalización del funcionamiento de estos, quién exigirá explicaciones a ESVAL, la dueña del agua en la región.

¿Cuál es el catastro de los grifos y su estado de funcionamiento en Valparaíso?

¿Se pondrán, las autoridades, a la cabeza de las investigaciones que haya que realizar para dar con las responsabilidades previas al incendio? O ocurrirá lo de la calle Serrano, que entre los recovecos jurídicos y triquiñuelas varias, las empresas relacionadas ( CHILQUINTA y Gas Valpo) nunca, asumieron su responsabilidad y menos los servicios y organismos que debieron fiscalizar.

Cuál es el rol del municipio en esto, qué tienen que decir el Departamento de Operaciones, el Departamento de Aseo en todo esto, cuántas explicaciones le debe a la ciudad el Alcalde Castro (UDI) que anda más preocupado de facilitar la construcción del Mall Barón y destruir las emblemáticas plazas y parques de Valparaíso, para construir estacionamientos subterráneos, en beneficio de sus amigos empresarios,  que de la ciudad de la que es responsable.

Dirá Castro por qué no se ha efectuado un plan de prevención de verdad,  con el debido equipamiento municipal y bomberil para enfrentar estas calamidades,  lo más probables es que no haya respuesta, y si las hay estas sean justificaciones que no sirven para los cientos de pobladores que lo perdieron todo una vez más,  por la ineficacia e incompetencia de una autoridad a la que no le preocupa mayormente la suerte de las y los vecinos de su ciudad.

Como siempre es destacable la entrega y el heroísmo de los voluntarios de los cuerpos de bomberos, qué a pesar de la precariedad, con enormes esfuerzos trabajaron para ayudar a los afectados y evitar que la tragedia fuera aún de dimensiones mayores. Ellos hacen lo que pueden, pero no es su tarea y no están en condiciones de  suplir las tareas que le corresponden al municipio y a las autoridades en estas materias.

Con cara de circunstancia aparece ahora el Alcalde, ofreciendo ayuda para los damnificados, ayuda que todos sabemos no servirá para aquellos que lo perdieron todo.

¿Con esa misma cara aparecerá si en Porvenir Bajo ocurre una tragedia similar?

Hace semanas que los vecinos de ese sector le piden que resuelva el problema de la basura acumulada en las quebradas, en micro basurales, en las puertas del consultorio y el jardín infantil, la respuesta es indolencia y desprecio.

A metros de ellos, Castro,  observó paradojalmente, el mismo día de la tragedia, a los pobladores de Porvenir Bajo manifestarse en las puertas del municipio, qué hizo, le ordenó a su chofer apretar el acelerador y desapareció.

Para nadie es un misterio el grave problema de gestión de la basura y los deshechos en Valparaíso, según representantes de Unión Comunal de Juntas de Vecinos, la proliferación de basurales, plagas de ratas, moscas y otros vectores es generalizado en la ciudad, el responsable de esto, el Alcalde, frente a estos problemas, se abanica y mira para el cielo o prefiere defender los grandes proyectos empresariales que amenazan la ciudad, tanto o más que le ineficiencia edilicia.

En esta ocasión, como es habitual, la autoridad llega tarde y mal, aprovecha, como ave carroñera las cámaras y los flashes para figura e intentar explicar lo inexplicable, para escenificar una apariencia de preocupación y sentimiento por la gente que no tienen, si lo tuvieran se habría trabajado para evitar esta nueva tragedia que enluta a Valparaíso.

Esta forma de gobernar, esta forma indolente e irresponsable de ejercer la autoridad tiene los días contados, las experiencias de organización que surgen de la gente, como la de los apoderados que evitó el cierre de las 4 escuelas de los cerros porteños, demuestran que los ciudadanos toman en sus manos la solución de los problemas, así lo están haciendo la juntas de vecinos unidas de Porvenir Bajo, y el colectivo en Defensa de las Plazas de la Ciudad y otras organizaciones que surgen al calor de la indignación y toma de conciencia.

Lo más probable que también surja de entre las víctimas del incendio una organización que demande soluciones reales a las autoridades y que la reparación que se debe a los entes responsables de haber previsto y evitado la tragedia de este nuevo incendio que aterrorizó a Valparaíso.

Con la nobleza que caracteriza a nuestro pueblo se multiplican las iniciativas solidarias para ir ayuda de los afectados, conmueve ver, como desde el primer momento, a través de la redes sociales y otros medios se están estableciendo cadenas y coordinaciones solidarias, incluso más allá de la región.

Este ejemplo, necesario, no debe oscurecer la necesidad de  exigir a las autoridades de todo nivel, desde el municipio hasta el nivel central que cumplan su papel, que inviertan lo que sea necesario para prevenir y evitar estas calamidades, esta exigencia debe abarcar además la búsqueda de las responsabilidades administrativas, civiles y penales involucradas, no puede ser que ocurran tragedias de esta magnitud y nadie siquiera se despeine, salvo, claro, para las cámaras.

La mejor ayuda para las víctimas, para Valparaíso y para Chile es que el pueblo organizado y movilizado obligue a las autoridades a ejercer su papel o de lo contrario exigirles un paso al costado.

Edgar Guíñez M.

Director SIC Noticias

Comunicador Autodidacta

 

sic con pagina

Candidatura de Marcel Claude: Lo que Chile necesita es que se le hable claro. Por Edgar Guíñez

En estos días, es un sentido común, la necesidad de producir cambios profundos en las formas en que se maneja “la cosa pública” y el Estado.

Las factorías políticas de todo orden pergenian, a todo vapor, las ofertas electorales para los chilenos y las chilenas, que deberán dirimir quien encabezará los “destinos de la patria” para el próximo periodo, a partir de 2014.

Cual más, cual menos se devanan los sesos buscando la fórmula mágica que reencante a las masas, perdón debo decir a la ciudadanía, después de que esta se pusiera díscola y comenzará a exigir respuestas concretas y efectivas a sus demandas.

Los fantasmas de Aysén, Freirina, de los estudiantes y el Pueblo Mapuche y muchos más, rondan las noches y los días de los equipos creativos que buscan la ecuación perfecta para presentar en los próximos comicios presidenciales.

Parafraseando a Sieveking “corre el billete” contratando consultorías extranjeras que ayuden a encontrar el eslabón perdido que permitió embaucar, por varios periodos,  a millones de chilenos, con promesas de cambio, de igualdad, de participación que “nunca fueron”, como dicen los jóvenes.

El “personal” ya no sólo no les cree, sino que tampoco los quiere votar, véase los resultados de las elecciones municipales y se comprenderá el desafío que tienen las mentes creativas del duopolio político empresarial que ha gobernado Chile los últimos 23 años.

Sin embargo la fórmula es sencilla, lo Chile necesita es que se le hable claro, que las propuestas y los programas que se le ofrezcan al pueblo, perdón a la gente, den respuestas concretas, claras y categóricas a los problemas del Chile de hoy.

Ya no se admiten ambigüedades ni posturas “responsables” que en verdad ocultan compromisos y negociados para seguir favoreciendo a los de siempre.

Desde hace muchos años, con despuntes en 2006 y definitivamente en 2011, las exigencias de los habitantes de nuestra patria se hacen cada vez más explícitas y cada vez más las personas adoptan por sí mismas la conducción de sus reclamos y la movilización como forma de hacer notar la necesidad de responder con urgencia a su indignación que crece día a día.

En este sentido, la declaración de principios del candidato presidencial de la izquierda crítica y de los movimientos sociales, Marcel Claude, viene a ser un aire fresco que revitaliza la escena político electoral y abre las esperanzas de construir una alternativa verdadera que se enfrente al duopolio político empresarial que se ha enseñoreado en el país por más de 20 años, traicionando las esperanzas y expectativas de millones de chilenos y chilenas.

Para espanto de algunos, Claude habla claro, demasiado claro, respecto de sus planes, dice “si yo llego a ser Presidente de Chile, que no le quepa duda alguna a nadie en este país, que vamos a nacionalizar el cobre, que vamos a terminar con las AFPs, que vamos a instalar un sistema de educación pública gratuita financiado con el presupuesto del Estado, que no quepa ninguna duda de que eso lo vamos a hacer si nosotros entramos a La Moneda”.

Más claro dónde? En pocas palabras un programa de transformación real, dicho con la claridad y franqueza que hace años no se observa en el panorama político nacional. Esto es lo que, crecientemente, va entusiasmando a diversos sectores, especialmente juveniles, que perciben que al hablar claro, se habla con verdad.

Que eso es difícil, que no se puede, que no corresponde a la realidad, serán las reacciones esperadas, asociadas a acusaciones de populismo e irresponsabilidad.

Pero, cuándo ha sido coser y cantar arrebatarle los privilegios a los poderosos. Por ello, Claude, ha señalado que todo será posible a condición de contar con una mayoría movilizada, de la que él sólo será un instrumento, por eso ha sido inteligente y políticamente correcto el uso de la consigna ”tod@s a la moneda”, que en una frase resume lo que se quiere hacer.

Para rematar señala el candidato de la izquierda crítica y los movimientos sociales señala “vamos a hacer un llamado a constituir una Asamblea que le dé una nueva institucionalidad a este país”.

Se pueden percibir los escalofríos, que esta declaración de principios, provoca en los Walker, los Escalona y sus acólitos, no por lo que dice, sino que principalmente porque estas palabras interpretan a la inmensa mayoría de los chilenos y chilenas que esperan hace tiempo un representante que tenga los cojones suficientes para enfrentar a los usurpadores de la soberanía popular y las riquezas de Chile.

Pues, no hay analista o experto honesto, que no reconozca que las cifras le dan la razón a Claude, en Chile es posible que la educación sea gratuita y por supuesto de calidad, en Chile es posible que la salud llegue a todos y todas, que las pensiones sean dignas.

No hay razones para que las riquezas, los recursos naturales y los servicios básicos (agua, comunicaciones, electricidad) no estén en manos de las y los chilenos.

No se entiende que a estas alturas el derecho a la autonomía y la autodeterminación de los pueblos originarios sea abordado, discutido y solucionado y que en definitiva los derechos sociales, políticos, económicos y culturales sean una realidad en nuestro país.

La determinación a convocar a una Asamblea Constituyente Soberana, es el paso indispensable para alcanzar los cambios profundos que Chile necesita, nada de lo planteado será posible sin que contemos con una nueva Carta Fundamental que interprete a la inmensa mayoría de las y los chilenos.

Sin embargo este desafío no sólo interpela a la derecha, la concertación y sus satélites, sino que principalmente a la izquierda crítica y a los movimientos sociales cuya diversidad obligara a realizar un esfuerzo unitario y convergente descomunal.

La responsabilidad para los movimientos y fuerzas de izquierda crítica es enorme, después de mucho tiempo tienen el campo libre para articularse y proponer una alternativa coherente y con vocación de poder, que se mantenga en el tiempo y que se comprometa a, llegado el caso, no optar por el mal menor, error que ya se cometido en procesos anteriores, que sólo ha sido útil para desarticular, dividir y finalmente dilapidar lo avanzado.

Para realizar los cambios que Chile requiere, se necesita: un programa transformador único, una mayoría que lo lleve al poder, un candidato que lo encabece y la necesaria unidad que lo sostenga.

Por ahora, hay un programa abierto y  en construcción cuyos primeros esbozos son prometedores, el que se puede enriquecer y un candidato, independiente y por tanto sin compromisos con nadie, dispuesto a representar este sentimiento mayoritario.

Se debe ocupar el tiempo que se viene en establecer la necesaria unidad y avanzar en la construcción de las mayorías que se precisan para conquistar los sueños truncos de un pueblo, de una sociedad, de un país que puede y debe dar a sus hijos e hijas mucho más de lo que hasta ahora les ha mezquinado.

Por Edgar Guíñez

Director SIC Noticias.

Comunicador Autodidacta

Prensa extranjera desnuda carácter represivo de gobierno de Piñera.

El portal de internet del Diario el Mundo consigna el reporte, del corresponsal Jorge Barreno, en el que se constata el explosivo aumento de las detenciones ilegales en Chile.  El artículo, titulado “Aumentan las detenciones en Chile en 140%” ejemplifica con la situación que afectó a un periodista finlandés, destacado en la reciente cumbre de la CELAC-UE, que tuvo la mala fortuna de caer en las manos de los Carabineros de Chile, la policía militarizada acusada de múltiples abusos, en variados informes provenientes de organismo especializados en derechos humanos.

El Artículo de Barreno, destaca que las principales víctimas de la policía chilena son los grupos vulnerables, que tienen pocas o nulas posibilidades de defenderse, entre ellos destacan extranjeros, adolescentes y pueblos originarios.

Cita el periodista un informe de la Defensoría Penal Pública que consigna que las detenciones ilegales declaradas por jueces,  han aumentado en 140% en los dos últimos años, subiendo de 1.207 en 2010, a 2.892 en 2012.

Esto se da en medio de los intentos del gobierno derechista de Sebastián Piñera de aumentar las facultades policiacas, haciendo caso omiso a las miles de denuncias de los abusos que cometen las llamadas “fuerzas del orden”.

Fieles a su ADN antidemocrático, los funcionarios del actual gobierno, la mayoría de ellos seguidores del dictador Pinochet, para quien trabajaron con entusiasmo, recurren al expediente de la violencia y la represión, con su secuela de abusos y arbitrariedades, para intentar acallar el creciente descontento ciudadano que se ha desbordado desde 2011 a partir de las multitudinarias protestas de los estudiantes secundarios y universitarios y el aumento de la reivindicaciones y movilizaciones del  Pueblo Mapuche.

Al igual que el dictador, la derecha chilena, ignora las voces de preocupación que crecen en el exterior, que inevitablemente compara, según ha constatado SICNoticias.cl,  la situación con la dictadura que asoló a Chile entre 1973 y 1990 y se parapeta en justificaciones absurdas y montajes que buscan justificar la escalada represiva, como ocurrió con el sonado caso bombas que costó una derrota de proporciones al régimen de Piñera, derrota por la que deberá pagar un millón de dólares a las víctimas.

El artículo completo del Diario el Mundo puede encontrarlo en http://www.elmundo.es/america/2013/01/31/noticias/1359669390.html

 

SIC Noticias.