Archivo de la categoría: Enlaces

Pável Guíñez Nahuelñir, sociólogo mapuche, habla en La Ventana de Radio Universidad de Chile, del conflicto Chileno-Mapuche

pacos

En el programa, La Ventana  de la Radio Universidad de Chile, el sociólogo Mapuche, Pável Guíñez Nahuelñir se refirió a la situación del conflicto Chileno Mapuche, que ha estado en el centro de la noticia a raíz de la huelga de hambre de la Machi Francisca Linconao y otras agresiones sufridas por miembros de las comunidades mapuche a manos de miembros de la policía militarizada, conocida como Fuerzas Especiales de Carabineros.

En la ocasión el profesional mapuche explicó el sentido de la columna que escribió para el periódico digital El Desconcierto y que fuera reproducida por SICNoticias.cl  “Las Balas o la Democrática Mapuchización del Terror “ (https://sicnoticiaschile.wordpress.com/2016/12/28/opinion-las-balas-o-la-democratica-mapuchizacion-del-terror-por-pavel-guinez-nahuelnir ).

En dicha columna Guíñez Nahuelñir aborda desde una perspectiva crítica la forma en que el Estado de Chile encara la situación de conflicto en el wallmapu vinculándola expresamente con el racismo y la existencia de justicias paralelas, una para el “winka” y otra mucho más dura y restrictiva para el mapuche, lo que se expresa en los continuos ataques, por parte de las Fuerzas Especiales de Carbineros apostadas en la zona, a personas que no han infringido la ley y que luego son presentadas a los tribunales, con la anuencia del Ministerio Público, acusándolas de graves delitos y calificándolas de terroristas, todo esto en medio de un circo comunicacional al que se prestan graciosamente los medios de comunicación oficiales.

En el programa La Ventana, Pável Guíñez, refiriéndose a los asesinatos de Alex Lemún, Matias Catrileo y cuasihomicidio del menor Brandon Hernández Huentecol hay una matriz común que se expres en que “hay una aplicación del terror como mecanismo de control para reprimir ciertas demandas a través de las fuerzas represivas que tiene el estado”

SICNoticias, por la actualidad de lo planteado en dicho programa, comparte con nuestro público las expresiones de Pável Guíñez Nahuelñir en La Ventana, de Radio Universidad de Chile a través del siguiente enlace: http://radio.uchile.cl/programas/la-ventana/400222/

 

ENTREVISTA: Habla, Francisco Sainz, el encargado político de Fel. Vía El Desconcierto.

El Frente de Estudiantes Libertarios (FEL) cumplió más de una década, creciendo sustantivamente al calor de las movilizaciones estudiantiles. A fines del 2013, alcanzaron una de sus victorias más significativas al lograr liderar la presidencia de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, de la mano de la estudiante de medicina, Melissa Sepúlveda.

En entrevista con ElDesconcierto.cl, Francisco Sainz, encargado político de FEL, analizó el escenario que enfrenta el movimiento estudiantil y su propia organización, de cara al gobierno de la Nueva Mayoría.

¿Cómo analizan el rol jugado por el movimiento estudiantil durante este año y cuál es el diagnóstico a largo plazo?

Nosotros creemos que éste es un movimiento estudiantil distinto al del último año y sobre todo al del 2011. Es obvio que si bien mantiene su convocatoria y legitimidad, tiene características diferentes. Hoy, además, nos enfrentamos a un gobierno diferente donde muchas bases estudiantiles que se movilizaron el 2011 en contra de Piñera, hoy son sectores con los que hay que volver a discutir y dar cuenta que las promesas que hizo el Gobierno no van a cambiar el modelo actual.

Nosotros sabíamos que iba a ser mas complejo, pero también creemos que era un desafío importante que la izquierda pudiera demostrar en las calles, en las facultades, que estas promesas de cambio de la Nueva Mayoría no son más que maquillaje al modelo y que mantienen las mismas tácticas de la vieja Concertación, como vimos en la reforma tributaria.

¿Cómo evalúan en rol de Melissa Sepúlveda en la FECh y cuáles son los desafíos para este segundo semestre?

Hemos intentado hacer lo mejor que podamos, tanto desde la FECh con la Melissa, como también en otras federaciones, por ejemplo, con Ángel Delgado en Valdivia, y hemos logrado desplegar nuestras fuerzas como organización y también junto a otras organizaciones, pero también entendiendo que hay un abanico amplio de organizaciones en el movimiento estudiantil donde ha costado mucho el movilizar a la gente, llegar a consenso.

Tenemos a varias organizaciones que son parte del gobierno hoy día, entonces ha sido muy complejo, pero esperamos que este segundo semestre sea distinto. Ya se ha logrado avanzar, se han alcanzado consensos, se ha marcado una línea de trabajo.

Lo que pasó con la reforma tributaria es clave es muy gráfico, lo que ha pasado con los cambios de ministerio y el rol que jugó el Partido Comunista en la negociación del sueldo mínimo desde la CUT, dan cuenta que hoy día basta de peleas chicas, los movimientos sociales deben estar unidos. Hoy hay que movilizarse pero no sólo por los anuncios sino para demostrarle a la mayoría del país que las promesas del gobierno son eso, promesas, son slogans, no son cambios reales. Los cambios reales van a nacer de las comunidades, de las movilizaciones.

Es clave saber si el gobierno va a ser capaz de cumplir su promesa de participación y si es verdad que cualquier cambio de proyecto de ley que se envíe en materia de educación, van a participar los actores sociales. Para nosotros lo importante es hoy día lo que le podamos arrebatar al gobierno con la acumulación de movilización en estos últimos 8 años.

¿Cómo analizas el avance de Fel en el movimiento estudiantil? ¿Por qué han crecido tanto y cuánto han crecido realmente?

El Fel ha crecido bastante, nosotros en particular supimos el 2011 aprovechar la gran movilización y crecer. Hoy día somos una organización que tiene 11 años, o sea, el Fel es fruto de las movilizaciones estudiantiles de comienzos del 2000, del Mochilazo, de las primeras leyes que envía el gobierno en el 97, se va conformando al alero de las primeras movilizaciones estudiantiles.

Hoy día contamos con presencia en variadas regiones del país, somos una organización que supera los 300 militantes, una organización que está en el centro de la política y nosotros creemos que eso ha pasado porque hemos sabido entender a nuestros compañeros y hemos sabido tener una buena lectura de la sociedad chilena. En algún momento, pegó mucho la tesis del neomirismo, de la derrota, de la resistencia, y no entendieron que la conformación de un movimiento social era necesario y al final se atrincheraron en las universidades.

No así lo mismo el Partido Comunista, que sí lo entendió pero que hoy día no puede acumular toda la fuerza social que se moviliza, a quienes sí entienden que los cambios son necesarios y prefirió beneficios personales que no se han traducido en beneficios en el mundo social.

“El Fel hoy está en el corazón del movimiento estudiantil, está en su seno y es una organización más que se nutre dentro del movimiento”.

Nosotros creemos que hemos crecido por eso, porque hemos sabido leer la realidad y entender al movimiento estudiantil, saber que no necesitamos cuestiones maximalistas como muchas organizaciones de izquierda al interior del movimiento, el movimiento estudiantil necesita estrategia desde una organización que sepa entender cuál es su lugar. El Fel hoy está en el corazón del movimiento estudiantil, está en su seno y es una organización más que se nutre dentro del movimiento, que no está ni por delante, ni por detrás, ni por fuera. Pensamos que hay que avanzar sin el entreguismo del Partido Comunista, pero sin el maximalismo de otras organizaciones de izquierda.

¿Hay posibilidades de que FEL se proyecte más allá del movimiento estudiantil? Muchas organizaciones de izquierda se quedan encerradas en este mundo y no ofrecen alternativas a quienes dejan la universidad y pretenden seguir aportando.

Totalmente de acuerdo, de hecho nosotros, a través de un trabajo largo, estamos pensando en la conformación de un referente político más allá de lo estudiantil y es la izquierda libertaria. Y lo pensamos no porque se nos ocurrió un día, sino porque creemos que la organización de una izquierda libertaria es una necesidad del periodo. Nosotros hacemos la lectura de un modelo que hoy día es irreformable desde adentro, un modelo que sólo va a ceder en sus pilares si existe movilización social, en unidad, levantando un programa.

Es una estrategia que nosotros hemos definido porque entendemos que, para llevar a cabo nuestra estrategia, es necesaria la conformación de una fuerza propia y esa fuerza propia tiene que ser la izquierda libertaria, que significa la unidad de lo libertario que se ha acumulado a través de estos 10 años. Como tú decías, con gente que ya no está en lo estudiantil y la idea es tener una organización propia que permita ser un referente político para la izquierda.

El día de mañana, cuando logremos ganar las demandas estudiantiles o al menos ir avanzando en sus conquistas, van a ser otros los movimientos que van a estar exigiendo y ahí, nosotros queremos ser una fuerza que empuje la conquista de los derechos sociales.

¿Qué hay de los rumores de quiebres y pugnas al interior de Fel? Se dice que hay muchos militantes que han dejado la organización por diferencias políticas y problemas con las dirigencias.

Sabemos lo que se ha dicho y no estamos muy preocupados por el tema. Primero, son discusiones internas que se tienen que resolver y que no tienen que ver con grandes diferencias. El Fel entendió que había que complejizar la lectura, las tareas y las herramientas, hizo propia la estrategia de la ruptura democrática. Y como en cualquier organización, hay compañeros que la dejaron y esta no va a ser la primera ni la última vez, así como hay compañeros que se suman. Así como se van dos ó cuatro compañeros, se van sumando diez ó quince compañeros nuevos.

“Ha habido declaraciones que se hacen públicas que nosotros claramente no compartimos, creemos que cuando hay diferencias políticas, éstas se resuelven al interior de la organización”.

Entonces, en ese sentido, la organización vive un proceso normal, hoy día cuando algunos compañeros salen de Fel, hace un poco más de ruido porque el movimiento está más grande y está en la Fech, pero ha habido declaraciones que se hacen públicas que nosotros claramente no compartimos, creemos que cuando hay diferencias políticas, éstas se resuelven al interior de la organización, pero el salir un grupúsculo de gente, porque yo quiero ser bien enfático en esto: fueron 5 personas en un lado y 10 personas en otro, que son la minoría dentro de una facultad incluso y lo hacen públicamente, nosotros creemos que esas son prácticas que la izquierda no necesita más.

El Fel ha adquirido nuevas herramientas, ha dado saltos cualitativos y cuantitativos, y sigue creciendo como Izquierda Libertaria, eso es lo clave.

Se dice que una buena parte de Fel decidió apoyar a Marcel Claude en las últimas elecciones. ¿Cómo fue eso?

Nosotros como Fel no apoyamos a Marcel Claude. Lo que hizo Fel fue discutir la coyuntura electoral y no apoyar a ningún candidato, eso está explícito en la declaración creo que de septiembre del año pasado. Lo que sí hicimos fue saludar la iniciativa de los compañeros de la Red Libertaria, que son de otra organización, que sí tomó la decisión de apoyar a Marcel Claude. Nosotros entendemos que la elección presidencial era una coyuntura importante, y saludamos la iniciativa de los compañeros porque ellos tomaron la decisión de aportar, desde Todos a La Moneda, en lo programático, para la unidad de la izquierda y por mostrar una alternativa en el Chile de hoy.

Nosotros entendemos que eso es positivo, pero pensamos que eso no iba a cambiar el transcurso de las cosas, al menos estructuralmente y entendíamos que no pasa por ahí la jugada del Fel. El día de mañana Fel puede apoyar a un candidato, pero hasta ahora no lo ha hecho nunca. Red Libertaria tuvo una apuesta que nos parecía interesante, pero pensamos que no era necesario sumarnos. No tenemos nada contra quienes lo apoyaron. Fueron diferentes tácticas.

¿Qué piensas de la llegada de la bancada estudiantil al Congreso y sus recientes críticas al movimiento? A muchos sectores los sorprendió.

Hay que hacer un matiz: no es lo mismo Giorgio Jackson que Gabriel Boric. La actuación de Gabriel es lo que más rescata uno al ver su intervención en el Congreso, nosotros trabajamos en el movimiento estudiantil con Izquierda Autónoma y ellos entendieron que lograr un escaño en el Parlamento no significa que los cambios van a ir solo por ahí, que tienen que ser parte de un conglomerado más grande que la Nueva Mayoría y eso es lo que no entendió, por ejemplo, Revolución Democrática. Revolución Democrática no es una organización formal del gobierno pero actúa como una organización satélite del gobierno.

“Nosotros, lo que lamentamos de Giorgio, Camila y Karol es que hoy día no sean críticos de algo en lo que ellos mismos participaron, que no sean críticos de las medidas del gobierno, que se dediquen a criticar por la prensa al movimiento estudiantil”.

Nosotros, lo que lamentamos de Giorgio, Camila y Karol es que hoy día no sean críticos de algo en lo que ellos mismos participaron, que no sean críticos de las medidas del gobierno, que se dediquen a criticar por la prensa al movimiento estudiantil, cuando saben que las críticas, si es que las tienen, tienen que ser fraternas y no pueden ser por la prensa, por ejemplo. La Melissa no se puede enterar por El Mercurio que hoy día a Giorgio Jackson, y por ende a Revolución Democrática, no le gusta el actuar del movimiento estudiantil. Además, si a Revolución Democrática no le gusta el actuar del movimiento estudiantil es por algo y al Partido Comunista lo mismo. Es porque ellos prefirieron defender la vieja política de la Concertación, que hoy día queda en evidencia con la Reforma Tributaria, a mantener una posición clara, de izquierda, dentro de los movimientos sociales.

Ellos tomaron una posición pero tienen que hacerse cargo de esa posición, porque el Partido Comunista cuando entró al gobierno dijo que iba a estar con un pie en la calle y un pie en el Parlamento y eso no ha pasado. Ellos han estado con las dos patas y con el cuerpo entero en el Gobierno. Nosotros creemos que esta bancada estudiantil no representa al movimiento estudiantil, ha sido crítica de ello y lo ha sido porque están defendiendo al gobierno, en lugar de defender al movimiento social en general. En ese sentido, lo que nosotros más rescatamos es al Gabriel Boric, que está muy solo y está muy aislado, pero ha sido un aporte al movimiento desde su espacio, lo que no ha pasado con Giorgio, Camila o la Karol.

¿Cómo ves el desarrollo del gobierno de la Nueva Mayoría? Con este acuerdo de reforma tributaria termina decepcionando a muchos sectores, incluso al Partido Comunista.

Nosotros así lo vimos desde el principio, cuando hicimos la evaluación del programa respecto a la correlación de fuerzas de la Nueva Mayoría. Entendíamos que, si bien la Nueva Mayoría había adquirido nuevos actores, como el Partido Comunista, el programa no venía a transformar el modelo, que está en cuestionamiento constante, sino que era un programa que sólo venía a corregir los excesos del modelo.

Hoy día nos sorprendemos de que el gobierno vuelva a las prácticas de la Concertación, asegurando gobernabilidad con la minoría del país, que son los empresarios. No nos sorprende, esperábamos que esto pasara. Creemos que hicimos una buena lectura y que tenemos que ser capaces de tensionar y acumular ese descontento social. Creemos que su programa no cambia la desigualdad de este país, que no va a dar la educación gratuita, de hecho lo demostró así, lo vemos reflejado también en la iniciativa de creación de una AFP estatal y no en su término.

El Partido Comunista debe tomar una posición, a nosotros nos parece que están en una situación compleja porque, o sigue manteniendo esta posición de no ser crítico de su propia coalición o entiende que, si bien ese es un camino más largo, hoy día es necesaria la conformación de una izquierda que supere al modelo. Lo que está pasando es lamentable para ellos, pero sobre todo para el movimiento social, porque uno no puede desconocer la fuerza social que tiene el Partido Comunista, el problema es que hoy el PC no hace crítica, no toma posición clara sobre ciertos temas.

Esperamos que ellos tomen una posición de defensa del mundo social y de sus actores, estando en contra del modelo y por ende sin defender como avances reformas que vienen a perfeccionar el modelo y no a transformarlo.

FUENTE: http://eldesconcierto.cl/francisco-sainz-melissa-se-puede-enterar-por-la-prensa-de-las-criticas-de-giorgio-jackson-al-movimiento-estudiantil/#

logo info nuevo

VIDEO: Conversatorio «Militancias sociales, políticas y luchas territoriales»

Registro completo de la transmisión en vivo del conversatorio: Debate sobre las formas y medios que adquieren los movimientos sociales, su fuerza política, autonomías, independencia, su relación con los espacios institucionales, sus alianzas y rupturas en la perspectiva de las transformaciones necesarias en Chile.

Participan:

* Melissa Sepúlveda, Presidenta de la FECh, militante feminista y del Frente de Estudiantes Libertarios FEL

* Noam Titelman, ex presidente de la FEUC, militante de Revolución Democrática y NAU

* Francisco Figueroa, ex vicepresidente de la FECh, ex candidato a diputado, militante de Izquierda Autónoma,

* Fernando Pairican, historiador y militante del movimiento mapuche.

 

LOGO WEB

TECNOLOGÍA: Una espectacular herramienta gratuita para trabajar con archivos en formato PDF

Existen varias herramientas para trabajar con archivos en PDF. Una de ellas es el sitio web PDF Burguer, un servicio bastante completo que incluye diferentes funciones para modificar el contenido de este tipo de documentos.

La plataforma es gratuita y no se necesita ninguna suscripción para obtener sus beneficios. Tiene cinco opciones útiles que explicaremos a continuación:

1. Convierte

Esta opción permite seleccionar archivos almacenados en una PC y convertirlos automáticamente en formato PDF. Uno puede realizar la conversión de más de un archivo a la vez,  una ventaja para las personas que quieren trabajar rápido.

2. Combina

PDF Burguer permite combinar diferentes archivos y reunirlos dentro de uno solo. Es una excelente alternativa para los usuarios que utilizan diferentes tipos de documentos y desean archivarlos en una única presentación.

3. Importa contenido de la web

El servicio permite extraer contenido de la web y convertirlo a formato PDF. Es una excelente opción para reunir información rápido, sin necesidad de utilizar el copiado y pegado de texto e imágenes.

4. PDF a Word

Llevar el texto de un archivo en PDF hacia una hoja de Microsoft Word puede resultar bastante tedioso. Esta función permite realizar esta tarea en cuestión de segundos.

5. PDF a imágenes

Transforma de forma simultánea todas las ilustraciones insertadas en un archivo PDF y las lleva a una PC en formato JPG de alta calidad.

Puedes probar PDF Burguer siguiendo este enlace.

 

LOGO WEB

VIDEO: En la calle con Marcel Claude candidato presidencial del Movimiento Tod@s a la Moneda, vía Prensa OPAL

Prensa Opal extendió la invitación a los 9 candidatos presidenciales para una entrevista en la calle con la ciudadanía. De los 9 solamente se hizo presente Marcel Claude de quién presentamos el vídeo y además la señora Roxana Miranda quién realizará la entrevista durante los próximos días. El resto sencillamente no contestó la invitación.

Lo que otros callan por temor o por conveniencia.

LOGO WEB

FEL, UNE, Izquierda Comunista y Colectivo Raíz se unen en Coordinadora LUCHAR para conquistar la FECH

El anarquismo es parte esencial del movimiento estudiantil chileno. En 1906, con el apoyo del rector radical Valentín Letelier, los libertarios fundaron la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, la que dirigieron entre 1918 y 1922. Hoy, 93 años después, Melissa Sepúlveda, estudiante de cuarto año de medicina en la Casa de Bello, apuesta por convertirse en la primera presidenta rojinegra de la organización en casi un siglo.

En su primera entrevista con un medio, la también dirigenta feminista explica por qué quiere liderar el movimiento estudiantil del próximo año, y advierte a Michelle Bachelet o quien sea que gobierne este país desde marzo de 2014, sobre la lucha que no abandonará el sector social que más ha remecido Chile en los últimos años.

Melissa, oriunda de Concepción y con 22 años, se inscribió anoche como representante de la coordinadora Luchar, integrada por el Frente de Estudiantes Libertarios (FEL) y la UNE, ambas colectividades con presencia nacional; además de colectivos como la Izquierda Comunista y el Colectivo Raíz.

La actual consejera Fech, espera cerrar un ciclo de constante crecimiento del movimiento libertario en la Universidad de Chile, adelantado por Felipe Ramírez y Fabián Araneda, quienes sorprendieron en 2011 y 2012 como secretario general y vicepresidente, respectivamente. En ambos comicios, el triunfador ha salido desde la Izquierda Autónoma.

¿Qué te motivó entrar al FEL?

-El proceso de movilizaciones implicó una maduración importante en cómo -como estudiante- enfrentaba los procesos de movilización y la organización en sí. Y me fue necesario poder vincular el trabajo que estaba realizando como dirigenta a un proyecto transformador mayor. En 2011 no tenía ningún cargo de representación, pero estuve trabajando desde las comisiones que se levantaron en el paro de mi facultad, en vincular a los secundarios del sector con la facultad y desarrollar el tema de acceso.

¿Por qué te decidiste a ser candidata a presidenta?

-No fue una decisión fácil, porque yo soy de región y esto implica -en el caso de que salga- congelar un año. Es un año de gastos. Pero también había una responsabilidad y el diagnóstico que hacemos con mis compañeros para el año siguiente es que se requiere una fuerza de conducción dentro de la federación que logre mantener vigentes las demandas del movimiento estudiantil; se requiere una fuerza para que no exista un pacto o una Fech para Bachelet. Y además había tenido una trayectoria como militante y dirigente de mi facultad que decía que era una buena carta para ir a las elecciones.

En El Mercurio te definieron como la representante de la ultraizquierda, ¿eres ultra? ¿qué es ser ultra?

-Creo que la intencionalidad de haberme puesto como ultraizquierda no era muy buena, porque a la ultra se ha definido como a este sector de la izquierda -específicamente entre los universitarios- que es resistente a cualquier posibilidad de transformación efectiva o que exista resolución de los conflictos. Yo creo que esa en ningún caso es la posición de Luchar o del FEL o la mía; lo que nosotros estamos buscando es poder transformar la educación y las condiciones de vida, tenemos un diagnóstico y una estrategia y creemos que va por la construcción de poder popular esa posibilidad. Entonces, mejor especificar qué es lo que significa la ultra. Si es eso, me parece bien, pero si lo que se está catalogando es un cierre a la posibilidad de transformación, creo que no es lo correcto.

¿Y te defines como anarquista?

-Yo tengo una cercanía; bueno, milito en una organización libertaria que no es anarquista propiamente tal, pero entiendo al anarquismo como un movimiento histórico que ha estado fuertemente vinculado a los procesos de movilización de los sectores de trabajadores, obreros y estudiantiles. Incluso la misma federación en los años 20 tiene una ligazón con estudiantes anarquistas. Lo que sí me identifica con el anarquismo es justamente esa vinculación con el desarrollo del movimiento social y con los principios libertarios, que son la horizontalidad y la democracia directa, principalmente.

También perteneces a un colectivo que se llama La Alzada, ¿cuál es el sentido político de esa organización?

-La Alzada es una organización feminista libertaria, y es importante aclarar lo que es el feminismo, porque tiene una carga de estereotipo sumamente grande. Nosotros entendemos el feminismo como un movimiento social que busca la emancipación tanto de hombres y mujeres y que reconoce que hay -y ha existido históricamente- una dominación según la categoría sexual, en este caso que beneficia al hombre sobre la mujer. A nosotros nos interesa poner en evidencia que esa lucha está vigente; que no porque las mujeres hayan conseguido el voto o la posibilidad de estudiar implica que estamos en igualdad de condiciones. Eso se evidencia en que no existe paridad en los sueldos, que hay discriminación sexual, que la precarización laboral afecta de manera distinta a hombres y mujeres. Y eso es lo que nos interesa, primero evidenciar y luego ir superando esta situación de opresión de hombres sobre mujeres.

Entendiendo tu perfil, tu candidatura y posible triunfo tendría un simbolismo importante, por el hecho de pertenecer a una organización libertaria y también a un colectivo feminista ¿Cómo ves este desafío histórico?

-Por supuesto que tiene una importancia histórica, y esa importancia está en que hay coherencia entre los procesos sociales vividos a principios de siglo XX con lo que se levanta hoy día, y esta transformación profunda y radical de la que hablaba en un comienzo. En ese sentido, creo que el origen de la federación, que está ligado al movimiento anarquista-libertario, tiene ese fundamento; haberle dado vuelta la espalda a la élite intelectual a la que pertenecían esos estudiantes y volcarse al mundo trabajador, volcarse a los pobladores y a las necesidades a las que están sometidos por sus condiciones de vida.

En la práctica, ¿cómo sería una Fech libertaria?

-El trabajo que hemos llevado tiene esa carga de los principios libertarios y es lo que nosotros hemos intentado fortalecer desde las organizaciones de base, desde las asambleas, desde las prácticas de los centros de estudiantes donde hemos tenido inserción. Y también hace dos años la coordinadora ha estado participando de las mesas de federación y los cargos de consejería, donde se ha intentado vincular lo que sale de las asambleas, de los procesos de discusión de los compañeros y compañeras a las resoluciones que tiene el pleno de federación. Porque también hay un vuelco en la lógica de la organización estudiantil. Después del proceso del 2006 y 2011 se ve la necesidad de que ya no necesitamos representación por parte de los dirigentes estudiantiles, sino que exista una vocería cuya función sea llevar la reflexión colectiva a instancias de síntesis mayor como pueden ser el pleno Fech y la Confech. En ese sentido, las diferencias irían en esa lógica.

Para la disputa política que se va a dar el próximo año ¿cuál es la importancia de no tener una Fech para Bachelet, como dijiste al comienzo?

-Es casi evidente que el próximo año vamos a tener el gobierno de la Nueva Mayoría. pero independiente de quien sea gobierno el próximo año ha sido una de las preocupaciones fundamentales del movimiento estudiantil mantener la autonomía y la independencia de su proceso de movilización, y que finalmente la capitalización de ese movimiento esté directamente relacionado con la consecución de nuestras demandas. El gran problema que vemos de la conducción de la federación si está en alianza con el gobierno de la Nueva Mayoría es que esa capitalización vaya hacia el gobierno, vaya hacia decir que “las demandas están ganadas”, o que la consecución de un nuevo proyecto educativo, o que la profundidad de las demandas a las que hemos llegado “han sido conseguidas”, cuando no sea así efectivamente.

Las últimas dos campañas de la Fech estuvieron bien marcadas por el llamado a no votar “por el comando juvenil de Bachelet”, como dijo la Izquierda Autónoma respecto de la Jota. ¿Eso marcará esta elección nuevamente?

-Efectivamente hay ciertos sectores del movimiento estudiantil fuertemente ligados al movimiento secundario que reelaboran esta consiga de “yo no presto el voto” o “yo no voto por este sistema”; sin embargo en la centralidad de nuestras discusiones ha estado blindar del proceso electoral toda esta fuerza que ha logrado el tema de la educación. El proceso electoral como vía de resolución de los conflictos ha sido un guiño importante por parte de los sectores reformistas que existen al interior del movimiento estudiantil, y hoy día por parte del proceso electoral no tenemos más que propuestas ambiguas y posicionamientos mediáticos. Los candidatos lo que han hecho es tomar las consignas del movimiento estudiantil y tratar de decir que son ellos los que van a solucionar los problemas. Para nosotros el problema lo va a resolver el propio movimiento social en la medida en que sea, en posición de fuerza y a través de la movilización, capaz de ganar sus propias demandas.

Irací Hassler, candidata de la Jota, criticó la falta de inserción e incidencia del movimiento estudiantil en la política nacional por miedo a ser cooptados, ¿Cuál es tu crítica a la dirección del movimiento, que cuenta con militantes de tu organización?

-Efectivamente el año 2011, con la algidez de la movilización, se evitó una resolución que hasta proceso anteriores se veía obvia, que era que el parlamento solucione los problemas del conflicto estudiantil. Pero después del 2006 se evidenció que la parlamentarización era entrampar al movimiento estudiantil y bajar los niveles de algidez de la movilización. Los procesos del parlamento son muy lentos, entonces se vio en esos momentos que era necesario, en posición de fuerza, tratar directamente con el Ejecutivo, y que fuera el Ejecutivo quien se comprometiera a dar resolución al petitorio que teníamos ese año. El rol que cumple la institucionalidad dentro de la resolución de los conflictos sociales no se puede desconocer. Finalmente es por medio de leyes y cambios constitucionales por los cuales se van a modificar los aspectos técnicos de las demandas del movimiento estudiantil y de cualquier movilización social. Pero el problema político y la posibilidad de dar un giro radical de concebir la educación como un derecho social y garantizado, es la consecución que no se puede dar desde las instituciones o el parlamento. Eso es algo que se va a conseguir por la vía de la movilización.

¿Cuáles son los ejes fundamentales de tu candidatura y por qué deberías ser electa tú en lugar de los candidatos de la Izquierda Autónoma y de la Jota?

-La federación tiene un doble rol, y en eso todas las listas van a coincidir: por una parte está el rol de la vocería social y por otro lado está el rol dinamizador de los propios procesos internos de la Universidad de Chile. La principal diferencia está en los énfasis que hemos dado como fuerza política a ambos aspectos. En el aspecto de la vocería social, nosotros como alianza de izquierda de intención revolucionaria, hemos intentado poner como eje central la multisectoralidad y la unión de los sectores en lucha para la consecución y resolución de la variedad de conflictos que se manifiestan a causa del sistema capitalista neoliberal. La centralidad estratégica de la multisectoralidad es un diferencia significativa y es lo que vamos a mantener en la federación.

Por otro lado, en la interna, somos un grupo de organizaciones y colectivos que han tenido un trabajo de base durante años y que este año en particular, donde el primer semestre tuvimos una movilización al interior de la Universidad muy dispar -con algunas facultades movilizadas por demandas locales y otros por en conflicto nacional- nosotros intentamos posicionar y diagnosticamos que no existe disociación entre las problemas locales y el petitorio nacional: esos problemas locales son la expresión de la educación de mercado en una escala local. Finalmente, la crisis al interior de las instituciones es algo que debe ser abordado por la federación también y lograr avances en materia de acceso, de cómo se orienta el conocimiento y se transforman las mallas curriculares, del funcionamiento propio de la organización estudiantil y la democratización de los espacios institucionales al interior de la universidad.

Si tuvieras que mencionar una meta concreta que te gustaría lograr como parte del movimiento estudiantil el próximo año, ¿cuál sería?

-Yo creo que el principal desafío para el próximo año va a ser profundizar y lograr darle forma al nuevo proyecto educativo popular que deseamos desde la movilización social. Hay consignas instaladas desde el 2011 que eran impensadas, como la gratuidad; sin embargo la gratuidad no es la centralidad del problema de la educación en Chile. El problema es una contraposición de proyectos. El proyecto neoliberal que hoy está implementado y este proyecto que busca que la educación no sea un mero instrumento para el mercado laboral, que busca que no sea la generación de profesionales para es mercado laboral, sino que tenga un rol transformador tanto a nivel escolar como universitario. También tenemos que encontrar claridades respecto a cómo garantizar esa educación para todos, que la educación tenga acceso universal. Finalmente, el problema no se resuelve con mayor financiamiento ni con alguna u otra reforma, sino con que se reelabore la educación que queremos y para qué la queremos.

¿Algún mensaje a Bachelet?

-Yo creo que el principal mensaje para la Nueva Mayoría, para Bachelet, o para el gobierno que venga es que lo que se requiere en Chile para solucionar los problemas de derechos sociales básicos no son un par de reformas que maquillen o oxigenen el modelo económico chileno; sino que es la transformación profunda de la desigualdad y de la distribución de la riqueza en Chile, y esos son los aspectos centrales que hay que reformular si realmente de lo que queremos hablar es cambiar las condiciones de vida que tienen los chilenos y chilenas y todos los que viven en el territorio nacional.

FUENTE: http://www.theclinic.cl/2013/10/25/melissa-sepulveda-candidata-libertaria-se-requiere-una-fuerza-para-que-no-exista-una-fech-para-bachelet/

LOGO WEB

Publican Libro «Lenguas indígenas de América del Sur I. Fonología y léxico»

Publican Libro «Lenguas indígenas de América del Sur I. Fonología y léxico»
Editado por Hebe A. González y Beatriz Gualdieri. Felipe Hasler y Guillermo Soto,  publicamos ahí el artículo: «Determinación de algunas propiedades del subsistema consonántico del mapudungun y el del español de Chile en los siglos XVI y XVII a partir de los hispanismos léxicos».
El libro está accesible en el siguiente link:

http://es.scribd.com/doc/162533139/Lenguas-indigenas-de-America-del-Sur-I-Fonologia-y-lexico

LOGO WEB

DESDE COLOMBIA: Chile está cansado de la concertación. Por Jaime Sepúlveda

El 11 de marzo de 2010, al término de su mandato como la última presidente perteneciente a la Concertación, alianza de partidos de izquierda y centro, Michelle Bachelet tuvo que entregar el mando a Sebastián Piñera, candidato de una derecha que regresaba al gobierno después de veinte años.

 

Unos meses antes, en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, Marco Enríquez-Ominami, candidato independiente que había tenido que recoger firmas para participar, obtuvo la tercera votación (un sólido 20%), mostrando que la férrea mayoría de la coalición gobernante se fracturaba para dar paso a terceras posibilidades.

 

Pero las manifestaciones de agotamiento de esta alianza política habían comenzado a aparecer desde el año 2006, cuando un paro reivindicativo de estudiantes de secundaria adquirió dimensiones de escala nacional, con duración de varios meses, movilizaciones que se acercaron al millón de personas y centenares de colegios tomados a lo largo del país: la Revolución Pingüina. La fuerza de este movimiento expresó no sólo el entusiasmo y decisión de los jóvenes, sino también el decisivo apoyo de sus padres, sus profesores, su entorno social y la opinión pública.

 

Chile está hoy cansado de la Concertación. Y con el agotamiento político de la Concertación se empieza a agotar también su modelo.

 

¿En qué ha consistido este modelo?

 

En palabras sencillas, se podría resumir en lo expresado por el senador Guido Girardi: «Chile fue el laboratorio del neoliberalismo. La izquierda, como en todas partes, pero aún más que en otras partes, se acomodó». O sea, el modelo de la Concertación se levanta sobre la política económica neoliberal y consiste en la acomodación de un discurso pretendidamente de izquierda al Estado autoritario heredado de la dictadura, para administrarlo. Matizándolo, eso sí, con políticas asistencialistas y una simbología perteneciente a su época revolucionaria: la palabra «democracia», la palabra «socialismo», las figuras míticas de Allende, Víctor Jara, Pablo Neruda y muchos otros.

 

El modelo ya no convence

 

Aunque muchos chilenos guardan un cálido recuerdo de Allende y respeto o admiración por el ideario socialista, son ya numerosos los que perciben sólo hipocresía y acomodamiento en los dirigentes políticos actuales que esgrimen estas palabras y mencionan a estas figuras.

 

Por otro lado, el núcleo del modelo económico de la dictadura adoptado por la Concertación, el lucro como regulador del funcionamiento social, ha ido mostrando claramente su sentido profundo al ciudadano común: desigualdad, expoliación, corrupción. El autoritarismo en el Estado ha seguido mostrando su fundamento de arbitrariedad y violencia (que invita muchas veces a una respuesta en el mismo terreno). En medio de una economía despiadada con los más débiles, sin embargo, la políticas asistencialistas constituyen una tabla de salvación para la población vulnerable. Esta es una herramienta que aún funciona para conseguir votos.

 

Con la decadencia de la Concertación también ha entrado en decadencia el voto: desde un 5% en 1989, la abstención subió a un 38% veinte años después y a un 57% en las últimas elecciones hace un año.

 

El ambiente político continuista necesita otras alternativas.

 

¿Alternativas?

 

En los últimos años, la primera opción alternativa ha sido, por supuesto, la derecha tradicional. Cuatro años de gobierno, sin embargo, fueron acompañados por una caída brusca de la popularidad del presidente Sebastián Piñera desde un 63% en la época del show mediático de los 33 mineros rescatados de la mina San José hasta el 34% o menos en meses recientes.

 

Para rematar, un nuevo movimiento estudiantil se desencadenó el 2011, y continúa esta vez con universitarios como protagonistas principales. La clave de su solidez y permanencia fue la misma de los Pingüinos: amplios debates que desembocaron en asambleas, toma de decisiones entre todos, defensa colectiva de esas decisiones… por encima de cualquier dirección partidista. Aunque el movimiento empezó con reivindicaciones puntuales como financiación estatal de la educación pública o democratización del sistema universitario, se orientó rápidamente hacia los problemas centrales del modelo, como el lucro como fundamento no sólo de la educación sino del funcionamiento social o la idea de una Asamblea Constituyente ante la imposibilidad legal de adelantar reformas de fondo. Este movimiento estudiantil, con amplia simpatía entre la población y confluyendo con otros movimientos sociales y sindicales, ha ido explorando diversos canales para convertirse en fuerza política y ha contribuido a profundizar la crisis del modelo social y económico vigente y de sus expresiones políticas.

 

Perspectivas

 

En noviembre habrá elecciones presidenciales en Chile. La revista Foreign Affairs señalaba en junio pasado que «la tensión y la ambigüedad entre el crecimiento económico brillante del país y su desarrollo social y político mediocre» marca este período previo a las elecciones. La idea de Asamblea Constituyente cada vez toma más fuerza. El movimiento estudiantil y diversos movimientos sociales comienzan a confluir en distintas expresiones políticas alternativas (muchas de las cuales se reunen hoy en el movimiento «Todos a la Moneda», encabezado por Marcel Claude que la revista antes citada señala como «un candidato prometedor»). La rapiña sistemática sobre los recursos naturales, eje de la inserción del país en el mercado mundial, empieza a ser mencionada y rechazada masivamente.

 

La campaña de Michelle Bachelet prepara sus cartas alrededor del enfoque asistencial, mientras guarda bajo la manga la posibilidad de ofrecer reformas más profundas de lo acostumbrado.

 

Desde la derecha, repentinamente las figuras más descollantes, como Laurence Golborne, Pablo Longueira y Andrés Allamand hacen una a una mutis por el foro, dejando vacío el lugar de una alternativa fuerte que pueda representar un reto real en primera vuelta para la Bachelet.

 

Con estos últimos sucesos políticos el camino para el triunfo en primera vuelta de la ex-presidente parece despejarse milagrosamente.

Pero puede haber sorpresas.


 

Entrevista a Marcel Claude

 

«Trend topic» en twitter, furor en las redes sociales, cientos de miles de visitas a los videos que muestran sus planteamientos en youtube, el economista Marcel Claude –que el 12 de agosto pasado inscribió su candidatura a la presidencia de Chile–, se constituye, según la prestigiosa revista Foreign Affairs, en «un candidato prometedor».

 

Con afirmaciones fuertes frente a la élite política y económica del país («la Concertación es un operador político de los grupos económicos»; el ex-presidente Ricardo Lagos «fue un traidor contumaz de la voluntad popular»; «la Concertación avaló y gobernó feliz con la Constitución de Pinochet») y frente a la situación económica, social y política del país («cuando se fue Pinochet, el 5% más rico ganaba 140 veces más que el 5% más pobre; hoy día son 350 veces»; «la traición es un dolor muy grande que está en el alma de Chile»; los fondos de pensiones son «fábricas de pobreza y acumulación capitalista: 7 millones de chilenos van a salir a la calle empobrecidos como trabajadores»), Marcel Claude se ha convertido en el continuador en el terreno electoral de un fuerte movimiento estudiantil, que ha sido a su vez la caja de resonancia de un gran malestar social.

 

desde abajo lo encontró en su oficina de campaña, en una vieja casa cerca del centro de Santiago, sede del Partido Humanista. «Al hueso», como dicen en Chile.

 

desde abajo (da): Chile se muestra en Colombia como un ejemplo. Tasas de crecimiento sostenidas, un producto interno bruto per cápita de 20 mil dólares que supera a cualquier país de la región. ¿Qué esconden las cifras?

 

Marcel Claude (MC): A nivel macroeconómico muchos de los indicadores pueden decir cosas fabulosas. El ingreso per cápita en Chile puede ser el más alto de América Latina, pero si tú separas, el ingreso per cápita promedio para el 99% de los chilenos está en 720 o 730 dólares y para el 1% es muy superior. El 0,1% tiene, creo, un ingreso per cápita mensual promedio de más de 150 mil dólares. Es un indicador que no da cuenta de verdad, en estricto rigor, de cómo está distribuida esa riqueza.

 

En verdad los datos son engañosos; el análisis tipo «Fondo Monetario» funciona bien, porque el Fondo Monetario se preocupa de cuatro o cinco variables: empleo, inflación, equilibrio en la balanza de pagos, situación fiscal, crecimiento económico. Con esas variables hacen un bosquejo de un país y si esas variables están bien, el país está bien. Y lo promueven después. Pero ¿cómo es el empleo que se da en Chile? Doce horas promedio de trabajo, salario mínimo ganado por una parte importante de la población. El 90% de los chilenos no llega a fin de mes. Los estudiantes están terminando a los 50 años de pagar sus deudas de estudio… Si tú me dices «en Suecia la economía creció en un 10%», yo tiendo a pensar que los suecos en general aumentaron su capacidad económica, su poder adquisitivo en un 10%. Pero no cuando tú tienes una concentración tan grande del ingreso como está hoy día en Chile, en que el 1% gana 80 veces lo que gana el 80%. Entonces, la verdad es que los datos globales, cuando se trata de sociedades muy desestructuradas, muy desvinculadas, muy segregadas, no te dicen nada.
Esos datos que te dicen que Chile está bien son para el 1%. No son los datos del 99%. Los datos del 99% no son esos de lo que da cuenta este tal éxito económico.

 

da: Pero ese «éxito económico» ha logrado atraer un volumen grande de capital, generar crecimiento y ha logrado que Chile se integre al mercado mundial…

 
MC: ¿Los que se han integrado al mercado mundial quiénes son? El 1% de las empresas: el 96% de las exportaciones las hace el 1% de las empresas. No es Chile el que se integra. El 1% de las empresas no son todas las empresas chilenas. El 1% de las empresas es el que está integrado: exporta cobre, exporta celulosa, exporta salmón, exporta vino, exporta en general materias primas. Esa integración al mercado mundial no es de los chilenos. Es del 1% de los chilenos.

 

¿Y las inversiones que llegan, a qué vienen? ¿Cuál es el beneficio de esas inversiones? Vienen a buscar recursos naturales. Esa inversión extranjera me produce desconfianza: no genera empleo, no ha disminuido la desigualdad, no ha mejorado las variables de desarrollo, como educación, salud, disminución de horas de trabajo, aumento de los salarios reales… ¿Qué sentido tiene esta inversión? En realidad, el único sentido que tiene es de expoliación: una extracción de recursos naturales necesarios para el proceso de acumulación capitalista global y mundial.

 

da: Tú has planteado que es necesaria una refundación del Estado de Chile. ¿A qué te refieres?
MC: El éxito de este supuesto modelo está sustentado en haber convertido a todo Chile, todo espacio físico y de relaciones humanas en una gran «oportunidad de negocios». La educación es un negocio, la salud es un negocio, y eso permite el crecimiento económico: impulsa inversiones, genera ventas… pero como no va aparejado del desarrollo de la sociedad, ese excedente se concentra exclusivamente en pocas manos, en quienes controlan el proceso productivo. No tienes, por otro lado, una fuerza política que ejerza presión sobre el aparato económico para que esta riqueza tenga una distribución más justa y equitativa.

 

Nosotros estamos planteando la refundación del Estado, desde el actual, que garantiza el negocio, el lucro, las ganancias del capital, a un Estado con instituciones políticas que garanticen los derechos de las personas: el derecho a la salud, a la educación, a la vivienda, a las pensiones dignas, a la participación política. Un Estado que no sea garante del negocio privado, sino del derecho colectivo, del derecho de las personas. Esa es la refundación.

 

Y eso pasa por cambiar la constitución política. Porque esta constitución política [vigente desde 1980] tiene un origen antidemocrático: fue refrendada en un plebiscito fraudulento, sin registros electorales, sin debate, sin prensa, escrita por siete personas que pertenecen al sector más conservador de la sociedad chilena… Chile está fundado en un cuerpo jurídico, en un ordenamiento institucional que regula las relaciones entre las personas, que tiene un origen autoritario. Una democracia no puede tener ese origen. Por eso estamos planteando la necesaria sustitución de esta Constitución por una de origen democrático. Con esa Constitución de origen democrático deberíamos redefinir el rol del Estado ya no como garante del negocio, sino como garante de los derechos, donde podamos repartir el poder a nivel regional, a nivel local, donde podamos establecer la elección directa y democrática de alcaldes, de intendentes, de autoridades regionales: parlamentos regionales, parlamentos locales, donde establcer de una manera más democrática la selección de los comandantes en jefe de las fuerzas armadas o de las autoridades de justicia incluso.

 

da: ¿Qué implicaciones tiene esta refundación con respecto a los demás países de América Latina y el mundo?
MC: La estrategia actual de Chile es una estrategia de inserción en el capitalismo, asignándole al país un rol específico que es generar y poner a disposición del proceso de mega-acumulación capitalista los recursos naturales y así los operadores de ellos, que son nuestras oligarquías, obtienen una renta por ello.

 

Nosotros no participamos de ese modelo. Creemos que América Latina debe saber construir un desarrollo regional, local, dentro del continente latinoamericano, y eso requiere privilegiar los vínculos económicos, políticos, culturales con el resto de los países de América Latina. La posibilidad de ponerle una barrera política a los Estados Unidos sobre sus pretensiones en América Latina pasan necesariamente porque podamos constituir una fuerza política basada en la articulación económica, cultural, institucional dentro de América Latina. Fortalecer mercados internos, que Chile entregue su cobre más bien al desarrollo de la región que al mundo en general, o la posibilidad de que Venezuela privilegie la entrega de petróleo, energía, o Bolivia de gas dentro la región, me parece que son las estrategias correctas de tal manera que se pueda fortalecer el poder político dentro de la región. Y no que de manera individual cada país se vincule a los bloques económicos y a las multinacionales con una capacidad política mucho más disminuida. Luego, por una cuestión política a mí me parece que hay que priorizar la relación con América Latina sobre la relación con el mundo en general.

 

da: ¿Tú crees que Unasur tiene futuro?
MC: Hay como dos almas en América Latina que hacen hoy día políticamente inviable el proyecto. Pero también es cierto que en América Latina siempre han existido proyectos emancipadores de manera reiterada y repetitiva. No han dejado de emerger experiencias emancipadoras. En ese sentido yo creo que a pesar de que la era neoliberal inundó el Continente no logró tapar o impedir esa característica nuestra de la búsqueda de procesos y proyectos emancipadores. Yo creo que en ninguna parte del mundo ha habido tantos esfuerzos emancipadores como ha ocurrido en América Latina. Y eso es parte de nuestra forma cultural. Y si uno lo mira por ahí, hay una esperanza. Uno puede pensar que en algún momento, esto va a terminar siendo una gran patria latinoamericana, al estilo de Bolívar, o una alianza de países económica y política.

 

da: ¿Le podrías decir al pueblo colombiano que esto va por buen camino?
MC: Mira, yo no he sido candidato antes, así que tengo poca historia como para poder decir que vamos bien. Quizás lo que yo crea que indique que vamos bien no signifique mucho. Pero tenemos la experiencia de que a donde vamos llenamos todos los lugares. Y no acarreamos gente, no subimos gente en buses para que nos vayan a ver. En las universidades tenemos una llegada profunda. Hemos consolidado el ambiente juvenil universitario. Ahí vamos a tener muy buena votación. Tenemos más de 350 comandos autoconvocados a lo largo del país.

 

da: ¿En cuánto tiempo?
MC: En tres o cuatro meses. Tenemos 500 profesionales. Somos la candidatura más buscada en redes sociales y en internet. Tenemos falencias a nivel del mundo de los trabajadores, porque nos ha costado construir un frente de trabajadores y tenemos también dificultades para llegar a los sectores más populares. No hay infraestructura. Las candidaturas que tienen alcaldes y concejales en las comunas tienen manera de hacer llegar su discurso. Nosotros no. Pero estamos montando un sistema. Ya estamos constituyendo el frente de trabajadores y estamos desarrollando trabajo territorial importante.

 

da: ¿Puedes ganar?
MC: Nosotros necesitamos pocos minutos con la gente para que nos entienda lo que queremos hacer y lo que queremos decir. Ellos necesitan mucha plata, mucha publicidad, mucho cartel, mucha propaganda, para consolidar sus votos. Nuestro gran desafío es entrar a segunda vuelta. Y es un desafío en el sentido de que no tenemos la misma capacidad de difundir el proyecto. La candidatura está vetada en los canales oficiales a nivel nacional. Televisión Nacional no cubre nada de lo que nosotros hacemos. Nada. Los otros canales, poco. El gran desafío para nosotros es, entonces, la posibilidad de llevar nuestro proyecto para que lo conozcan uno y cada uno de los chilenos. Esa es la gran barrera que enfrentamos ahora.

 

Si uno mira las cifras, son 13 millones los que pueden votar en Chile. De esos 13 millones, el voto duro de la Concertación y de la Alianza son 3 millones. Aquí hay 10 millones de votos en disputa. La derecha, con 800 mil votos de militancia dura, no va a llegar a los dos millones de votos. Y nosotros creemos que nosotros con 2 millones de votos de esos 10 millones que no votan, el 20% de esos votos en disputa, entramos en segunda vuelta. Y si nosotros entramos a segunda vuelta, nadie impedirá que ganemos las elecciones. Porque no hay ninguna posibilidad que en igualdad de condiciones ante los medios de comunicación, en los debates, en el despliegue de la campaña, nos puedan equilibrar siquiera en medida menor.


 

Recuadro

La inversión extranjera en Chile

 

Los inversionistas extranjeros son piratas, filibusteros, ladrones… de verdad, son ladrones; esta no es una palabra de decirla por decirla. ¿Cuánto empleo dan? 0,3 % (…) ¿se hacen cargo de los pasivos ambientales? De ninguna manera. Destruyen el agua. Han desertificado aún más el desierto: sacaron todas las napas subterráneas de agua. No dan empleo. Tienen todos los subterfugios habidos y por haber para no pagar impuestos. Y en vez de invertir con dinero fresco lo hacen con crédito, porque cuando ellos remesan los pagos a los créditos pagan un 4% de impuestos y cuando remesan utilidades pagan un 35%. Y entonces ¿qué es lo que hacen? Invierten con créditos. Abultan los gastos. Inventan pérdidas. Acumulan pérdidas… ¿ustedes saben que existe en Chile esto de la acumulación de pérdidas? (…) Hay una ley que es la más miserable que se le haya ocurrido a un maléfico personaje como es el señor José Piñera. No sé si conocen las concesiones plenas. (…) Es una ley de hace 30 años, como las AFP [Fondos de pensiones], las Isapres [EPS], la reforma de la educación. Esa ley establece lo siguiente: si un gobierno se permite renacionalizar el cobre, al inversionista extranjero habría que pagarle como indemnización el valor presente del flujo futuro de todas las utilidades e ingresos que vaya a tener el inversionista hasta la extinción del mineral. Eso es lo que tendríamos que pagarles como indemnización para recuperar el cobre.

 

(Conferencia de Marcel Claude del 7 de julio en Castro, Chiloé, Chile)

 

FUENTE: http://desdeabajo.info/ediciones/item/22609-chile-est%C3%A1-cansado-de-la-concertaci%C3%B3n.html

LOGO WEB